Maeso

NOTA DE HACE VARIOS DÍAS (SE ME HABÍA TRASPAPELADO)

Las cuatro menos cuarto de la madrugada. Irreversiblemente despierto, hasta nuevo sueño. Estoy leyendo Circular 22, de Vicente Luis Mora, y me tropiezo con una mención muy elogiosa de Mari Ángeles Maeso, una de las poetas incluidas en mi antología Las Diosas Blancas, donde se llamaba Angelines. Ello me azuza la curiosidad y decido poner a prueba mi memoria. Trato de recordar los nombres de las poetas que conformaron la antología, una por una. No puedo. Estoy bloqueado. Solo recuerdo a cuatro o cinco.

Me da por buscar a Mari Ángeles Maeso en Facebok. No la tengo como «amiga». Le solicito amistad [ya aceptó]. Con Mari Ángeles tuve algún contacto posterior a la salida y explosión de Las Diosas Blancas. Una vez me invitó a dar una charla en la cárcel de Carabanchel. No sé qué año. Antes de que derribaran el edificio, claro. Estuve. Solo recuerdo a los asistentes diciendo «queremos tetas, no poetas» (reivindicación provocada por la aparición de una psicóloga en camiseta ceñida y sin sujetador) y a un preso argentino, muy alto, que se me acercó al final a decirme que no lo había gustado mi poesía, que le faltaban metáforas. Cierto: siempre me han faltado metáforas.

Compruebo que Mari Ángeles ha publicado muchos libros después de la antología, y que goza de buen prestigio en el pequeño y cerrado mundo de la poetambre. Me alegro, claro. Pienso que tendré que leerla otra vez, venciendo mi resistencia actual a hojear siquiera un libro de poesía.

Delicias del insomnio.

Puede ser una imagen de una persona y texto que dice "ANGELINES MAESO Nació en Valdanzo (Soria), en 1955. Licenciada en Filología Hispánica. Colaboradora de la revista El Arco de Iris. Bibliografía: -Abacanto (libro colectivo, prólogo y selección de Fanny Rubio, Grupodis, Madrid, 1984)."

Me gusta

Comentar

Compartir

Anuncio publicitario