Sinagoga vacía, contacto perdido

El cariño que antaño le tuve a Gabriel Albiac (a mediados de los ochenta, cuando tantas horas pasamos juntos en el sótano de Hiperión) perdió aplicación con su traslado a posiciones de muy extrema y hasta agresiva derecha: dejamos de tratarnos e incluso de vernos ―aunque más por las circunstancias que por decisión de ninguno de los dos, imagino―. Intervine en la publicación de una novela suya en Alfaguara y ahí quedó la cosa. Creo que no hemos vuelto a coincidir en ninguna parte desde aquella época.

Este artículo de José Luis Pardo que publica hoy EL PAÍS me ha hecho recordar un libro de Gabriel que a mí en todo momento me pareció extraordinario y que hoy está poco menos que desaparecido (a pesar de haber ganado el Premio Nacional de Ensayo en 1988): La sinagoga vacía, que publicó Hiperión, creo que en el 87.

Sería una lectura recomendable, sin duda. Para quien se interese en lo que más debería interesarnos como seres humanos y a casi nadie interesa (pero esa es otra cuestión).

https://elpais.com/cultura/2020/07/17/babelia/1594993795_651847.html#?ref=rss&format=simple&link=link

Autor: RamónBuenaventura

Spanish writer