República rojigualda

Sí, es un reto, y no precisamente trivial: hay que recuperar la bandera, porque esta gente se la ha apropiado (aunque no es solo apropiación indebida lo que ha ocurrido; es también dejación por nuestra parte). (Y, por favor, si hacen ustedes comentarios, que sean realistas: en este momento histórico no hay absolutamente ninguna posibilidad de derogar la monarquía, proclamar una nueva república y cambiarnos a la bandera tricolor.) (Con la que tampoco me identifico, dicho sea de paso. Yo quiero, cuando se pueda sin meter en la cárcel o ejecutar a la mitad de los españoles, una república rojigualda. Para qué cambiar de bandera. Hace ochenta años que terminó la guerra, hace más de cuarenta años que empezó de veras la democracia.) (Y sí: bandera y bando son palabras emparentadas [la Academia se contradice al respecto, en sus entradas].)

La protesta contra el Gobierno se ha envuelto en la bandera constitucional. Los partidos progresistas tienen ante sí el desafío de recuperar un símbolo que se ondea en su contra y cuyas connotaciones históricas siempre suponen un escollo.

Información sobre este sitio web

PUBLICO.ES

La izquierda, ante el reto de recuperar la bandera de España que ondea en su contra