El irlandés de Escocia

Jameson es el whisky que un servidor de ustedes lleva consumiendo normalmente (con incursiones más caras de vez en cuando, según capricho y regalos) desde hace ya mucho años, aunque ahora la duración de las botellas se me haya alargado muchísimo. Es el whisky irlandés por antonomasia, tiene un saborcillo especial y no se pasa de precio. Lo que yo no sabía ―acabo de enterarme― es que el fundador de la destilería, John Jameson, no era irlandés. Nació en Escocia, en 1740, y no se trasladó a Irlanda hasta los treinta y tantos años. Ya ven. Qué raro destino nacional.