28 de abril de 2019: elecciones generales en España

El derrumbe de Podemos, implacablemente provocado por un amante de sí mismo llamado Pablo Iglesias, solo deja a la izquierda una esperanza: que el 28 de abril el PSOE obtenga mayoría absoluta, o casi. No hay ningún otro modo de evitar que la TriDerecha esté gobernando ya el próximo verano, con las feísimas consecuencias para España fácilmente previsibles. No soy ningún enamorado de Sánchez. Conozco todas las acusaciones que se le hacen y pueden hacérseles a él y a su partido desde la propia izquierda. No voté PSOE en las últimas ocasiones.

Pero ahora, en este momento, en esta coyuntura, no reconozco ninguna otra posibilidad realista de evitar el desastre ultraderechoso que se nos viene encima. Esa es la prioridad absoluta. Votaré PSOE el próximo 28 de abril. Luego, si hay suerte y los españoles despiertan de su alucinación política colectiva, ya veríamos el modo de mejorar la gobernanza.

Repito: votaré PSOE el próximo 28 de abril.