Inicio > General > Lenguaje inclusivo no incluido

Lenguaje inclusivo no incluido

2018/07/11

La revolución de las mujeres se puso en marcha a finales del siglo XIX, quedó prácticamente paralizada tras la segunda guerra mundial (tiempo de machos victoriosos; también en España), adquirió nuevos vigores en los años 60, creció, creció, creció… y ahora está alcanzando un punto de no retorno en el que ya no puede cabernos la menor duda: la sociedad que los hombres hemos estado haciendo ―a nuestra imagen y semejanza, como Jehová― durante milenios tiene que adaptarse al coprotagonismo de mujeres y hombres. Digámoslo así, suavecito.

Aunque tampoco cabe negar que el cambio implica una revolución sin precedentes en la historia de la Humanidad. [Hay quien sostiene que ya ocurrió algo parecido y opuesto cuando las mujeres perdieron el poder, al finalizar la Edad de Bronce. No sé. Nadie lo sabe.]

Y, qué quieren ustedes: toda revolución exige excesos revolucionarios; siempre hay que cortar más cabezas de las necesarias y siempre ha de haber quien reclame lo imposible YA.

Uno de estos imposibles YA es la pretensión de adaptar el idioma al coprotagonismo mediante decisiones políticas o «lenguajes inclusivos» mal ideados (engorrosos con tanta duplicación y tanto femenino artificial), exigiendo además la inútil complicidad de la Real Academia en una modificación constitucional que tendría que debatirse y aprobarse en el Parlamento.

Qué le vamos a hacer, insisto: los excesos son indispensables para el futuro triunfo de la Revolución, para orientar y condicionar las opiniones, para crear «ambiente». Yo jamás utilizaré rigurosamente el «lenguaje inclusivo», pero lo cierto es que llevo ya unos años poniendo especial atención en cómo me expreso cuando se me plantean problemas de género gramatical.

Algo es algo, o algo es mucho, en este asunto.

Anuncios
  1. Alberto Mrteh
    2018/08/07 en 13:44

    Me encantaría descubrir que en este país impera el sentido común…
    Si todos son hombres -> Chicos, ¿por qué no vamos a la playa?
    Si todas son mujeres -> Chicas, ¿por que no vamos a la playa?

    Y si hay de ambos, ¿por qué no lo usamos indistintamente u optamos por la mayoría? Porque es un poco absurdo que haya veinte mujeres y un hombre y en cambio sigamos diciendo: “Chicos, ¿por qué no vamos a la playa?”
    Just saying.
    Alberto Mrteh (El zoco del escriba)

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: