Inicio > General > Opiniones poéticas

Opiniones poéticas

2017/08/06

La frase de Paul Valéry que cita Vicente Luis Mora en el segundo párrafo del artículo más abajo enlazado justifica y crea una profunda escisión en el seno de la poetambre: la mayoría de los peores poetas escriben para sí mismos, para definirse y explicarse los propios sentimientos (da igual lo que escriban, pues: siempre será estupendo para ellos y sus amiguetes y sus amados y sus amadas; cualquier espantable «poesía» puede generar decenas de «me gusta» en Facebook); la mayoría de los mejores poetas escriben para transmitir a los demás sus sentimientos, sus sensaciones, sus ideas, sus experiencias, sus impulsos, sus modos de vivir la vida. Luego, claro, hay que atinar en el acertero de los demás, y eso no es nada fácil, porque los demás son muchísimos y muy variados y muy tornadizos. Así, en poesía se da con frecuencia una situación más rara que en otras artes: hay poemas excepcionalmente buenos que no interesen a casi nadie, porque no encuentran los lectores a ellos ajustables; o porque los han perdido. Dicho de otro modo: hay excelentes poemas que ni siquiera son poemas, porque no transmiten, porque su transmisión no encuentra objetivo.

No hará falta explicar, pues, que ejercer el juicio valorativo en materia poética es siempre una tarea arriesgada y, lo que es peor, sospechosa. Yo, qué quieren que les diga, rarísima vez me creo lo que cuentan los críticos de poesía. En casi todos los casos, hay amiguetismo, compadreo, tribalismo, capricho, conveniencia, incluso lujuria; cuando no pura ignorancia parroquial de todo lo que no sea el entorno del experto. Ocurre, además, que los avales no funcionan, porque también son grupales (siempre resulta interesante, cuando hay varias reseñas de una misma obra, observar el entramado de relaciones entre los diversos críticos y el autor).

¿Apaga y vámonos, pues? Casi. La única opción que nos queda a los interesados en recibir orientación de los expertos es el capricho y la intuición: escuchar a quien nos parezca, cuando nos parezca, cogiéndole el tranquillo de gustos y posturas, y olvidarnos de su criterio en cuando mete la pata un par de veces (a nuestro entender), o se le ve la oreja.

Para mí, por ahora, Vicente Luis Mora es una referencia justa y fiable: lo que alaba suele parecerme alabable, aunque, en algún caso, no me interese. Qué más puedo pedir.

https://vicenteluismora.blogspot.com.es/2017/08/pieles-poesia-y-poetas.html

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: