Inicio > General > Ingenua reflexión dominical (refrito)

Ingenua reflexión dominical (refrito)

INGENUA REFLEXIÓN DOMINICAL

[Publiqué este texto en Facebook en noviembre del año pasado, pero no lo incluí en el Librillo. Lo hago ahora, con retraso, pero sintiendo con fuerza creciente la necesidad de la revolución.]

Hay sujetos —como este anciano servidor de ustedes— que nunca serán auténticos revolucionarios, aunque reconozcan y declaren la necesidad cada vez más acuciante de una titánica revolución planetaria, aunque les hierva la sangre ante el creciente poderío abusador de las falsas democracias totalmente controladas por las corporaciones.

La Historia nos demuestra sin margen de duda que no hay Revolución que pueda hacerse sin eliminar a los adversarios, ya matándolos, ya forzándolos al destierro, ya metiéndolos en la cárcel, ya discapacitándolos mediante la supresión de sus libertades, o manteniéndolos en estado de desesperación paralizante. En este aspecto no hay diferencia alguna entre las revoluciones de izquierda y las revoluciones (o contrarrevoluciones) de derechas.

Eso, lo reconozco, lo he reconocido siempre, es algo que no puedo cohonestar. Cabría decírseme: das demasiado valor a la vida de cada individuo; lo que importa es el bien de la colectividad. Sí. Lo sé. Pero.

Y luego están… la estética, el arte, la cultura, la expresión de la creatividad humana. El sentido común nos indica que ninguna política de cambio radical es compatible con la libertad creativa, porque ninguna puede prosperar en medio de la confusión ideológica. Todo ha de ponerse al servicio de la Revolución.

Y eso es algo que tampoco logro cohonestar. Cabría decírseme: qué más da, qué importa un poema, qué importa una canción, qué importa la satisfacción estética de unos pocos exquisitos, comparados con el bienestar físico de la comunidad, comparados con la igualdad de derechos y oportunidades para todos los ciudadanos… Sí. Lo sé. Pero.

De ahí, de esta incapacidad mía para aceptar los requisitos de la revolución, procede mi ambigüedad ante figuras como el recién fallecido Fidel Castro. Admiro su hazaña histórica inicial (el derrocamiento de Fulgencio Batista, un dictador repugnante), admiro su propósito, admiro sus logros en el ámbito de la justicia social, del acceso a la enseñanza, de la asistencia médica. Admiro su actitud de insumisión general ante la invasión del capitalismo corporativista americano. Admiro su enorme personalidad y reconozco sin ambages su talla histórica.

Pero no puedo cohonestar sus métodos.

Y, sin embargo, no seré yo, tampoco, quien me solace ante el derrumbamiento (ya inevitable, creo; quizá inminente) de la revolución castrista, no seré yo quien vea con placer el regreso triunfal de la gusanera trumperofloridense a la isla, no seré yo quien aplauda la instauración de la Democracia Corporativa —la peor, la más cruel y vesánica, la más letal tiranía que ha conocido la Tierra— en uno de los últimos territorios que se le resistía.

No, ya lo sé: no soy recuperable. Yo, subrayo, YO, no soy recuperable. Jamás superaré mi incapacidad revolucionaria, mi incapacidad para matar, torturar, encarcelar en nombre de la Revolución. No obstante, si he querido hacer, aquí, ahora, este ejercicio de honradez, es porque no creo estar solo, porque me parece que en la izquierda hay muchísimos ciudadanos que padecen de este mismo o similar problema, que deseamos la revolución, que ansiamos el derrumbamiento de la Democracia Corporativa, pero que no compartimos el revolucionarismo barato e imposible de las viejas izquierdas y estamos a la ¿ingenua? espera de que a los políticos se les ocurra cómo definir con claridad nuestros objetivos, cómo programarlos en el tiempo y cómo irlos alcanzando sin levantar guillotinas, actuales o virtuales, en las plazas públicas.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: