Inicio > General > Antónimos que podrían servirnos: extimidad, inhibicionista.

Antónimos que podrían servirnos: extimidad, inhibicionista.

2015/09/07

Hace años utilicé en un texto mío (no lo localizo ahora) el término «extimidad», como antónimo de «intimidad». Ahora  nos vendría muy bien para describir lo que ocurre en en las redes sociales, donde estamos perdiendo mucha intimidad (casi toda) y ganando enormes dosis de extimidad. No sé si para bien o para mal. Nunca podemos saber si las novedades son para bien o para mal; casi siempre son para ambas cosas a la vez. Lo que facilita o hace más placentera la comunicación humana también facilita y hace más desagradable aún la agresividad humana (por ejemplo). Lo que nos complace contar y ahora podemos contar, con audiencia o apariencia de audiencia (viene a ser lo mismo), a quien sin duda alguna beneficia es a los anunciantes que pretenden vendernos sus mercancías.
     Otro antónimo que también nos serviría en las situaciones actuales es el de «exhibicionista» (persona que tiene el prurito de exhibirse), cuyo contrario sería «inhibicionista» (persona que tiene el prurito de NO exhibirse). Todos conocemos personas inhibicionistas: personas que no se incluyen en las redes sociales, que optan por no mostrarse y que, en consecuencia, tampoco reciben lo que muestran los demás. Hay que vigilar atentamente estos comportamientos, porque alguna amistad de la vida real puede perdérsenos en el juego. Hace días, una amiga —muy amiga— me echó en cara que no la hubiese avisado de mi participación en un Vermú Literario de EL MATADERO de Madrid. Le habría gustado asistir. Y tenía razón: no la había avisado; de hecho, no había avisado a nadie, ya que delegué en Facebook la publicidad del magno acontecimiento. Y Lola no está entre mis miles de amigos virtuales, porque padece una variante del inhibicionismo. Ojito con esto.
     Ojito con todo, porque estos antónimos que pueden ir surgiendo (alguno se les ocurrirá a ustedes también) son señal de los tiempos, señal de que estamos enfrentándonos a situaciones humanas nuevas cuyo manejo nos será necesario aprender. Con paciencia, tolerancia y precaución.

 

Anuncios
  1. Liu
    2015/09/08 en 21:33

    Interesante cuestión qué duda cabe. La cosa es que yo hace mucho que me pregunto qué es verdaderamente la intimidad, pues creo que se da una confusión entre lo privado y lo íntimo. En fin… es largo. 🙂

    • 2015/09/09 en 05:44

      Es un tema digno de estudio, desde luego. Yo tengo la impresión, no suficientemente analizada, de que la intimidad es una noción relativamente moderna, que nunca la hubo en las sociedades más primitivas. Ahora tendremos que adaptarla a la nueva realidad. Y sí, es muy largo.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: