Inicio > General > Ley Mordaza, qué miedo, qué miedo, don Francisco

Ley Mordaza, qué miedo, qué miedo, don Francisco

2015/07/03

Sí, claro: a uno se le viene a la memoria, en estos tiempos, la EPÍSTOLA SATÍRICA Y CENSORIA CONTRA LAS COSTUMBRES PRESENTES DE LOS CASTELLANOS, ESCRITA A DON GASPAR DE GUZMÁN, CONDE DE OLIVARES, EN SU VALIMIENTO, de Francisco de Quevedo. Los dos primeros tercetos nos los sabemos de memoria:

No he de callar por más que con el dedo,
ya tocando la boca o ya la frente,
silencio avises o amenaces miedo.

¿No ha de haber un espíritu valiente?
¿Siempre se ha de sentir lo que se dice?
¿Nunca se ha de decir lo que se siente?

Los setenta y tantos tercetos restantes apenas se entienden hoy (podría traducírnoslos el señor Trapiello, quizá), ni poseen gran valor poético. Bueno, quizá uno de ellos:

Señor Excelentísimo, mi llanto
ya no consiente márgenes ni orillas:
inundación será la de mi canto.


Sí, pero en vez de llorar, deberíamos gritar más que el mismísimo Esténtor (o sea Στέντωρ, ya saben, el que arengaba a las tropas aqueas en la Guerra de Troya), camino de las elecciones que nos liberen de estos imbéciles.
(Porque es que encima son imbéciles: esta ley, que los desprestigia y pone a España en la lista de países en nivel mínimo de democracia, no les hacía ninguna falta.)

Anuncios
  1. Enrique J.
    2015/07/04 en 12:46

    Tal vez piensen que la van a necesitar.

    • 2015/07/04 en 12:56

      Esperemos que no les dé tiempo de necesitar nada de nada. 🙂

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: