Inicio > General > Por qué no dejamos en paz la bandera

Por qué no dejamos en paz la bandera

2015/06/22

No sé cuál será la motivación (evidentemente electoralista) de maese Pedro Sánchez-PSOE para de pronto ponerse a darle besitos apasionados a la rojigualda, pero aprovecho para confesar que yo llevo años en parecida idea: soy republicano, quiero que despidamos a la monarquía mediante los correspondientes ajustes constitucionales democráticamente convenidos (quiero incluso que exista un partido monárquico y que el rey presida el país cuando su facción gane las elecciones), pero no quiero repetir la segunda república en su optimismo revolucionario suicida, ni quiero cambiar la bandera. Sueño con una sucesión de gobiernos que gobiernen para todos los españoles y que, por consiguiente, lo hagan teniendo en cuenta que la mitad de los ciudadanos (puntito más, puntito menos, según los resultados electorales) NO ESTÁ DE ACUERDO. Es así como se reparte nuestra sociedad, como se reparten todas las sociedades occidentales, en este momento: mitad y mitad. NO SE PUEDE ANIQUILAR AL ENEMIGO. Ya lo intentó Franco, en la guerra y en la posguerra, y no lo consiguió. No lo intentemos de nuevo. Hay que evitar por todos los medios que gobiernen quienes pretenden imponer su propio dogma, como hace el PP, como querría hacer la izquierda ingenua, la izquierda de la vieja revolución… No, no digo que no haga falta una revolución. Por supuesto que hace falta. Pero la única revolución posible, en este momento, es el establecimiento de un sistema político que impida el abuso. Todos los abusos de una mitad sobre la otra.
     Y si una izquierda civilizada y eficaz y capaz de aprender logra ganar las elecciones, manteniéndose durante muchos lustros en el poder, bendito sea Dios (como diría la otra mitad).

Anuncios
  1. PepeCeuta13
    2015/08/10 en 13:12

    Enhorabuena Ramón por lo que enseña.
    Soy republicano y de izquierda. Años 57 por aquello de que se hagas una idea de quien escribe. Creo aún no estamos preparados y no somos un pueblo “culto” aún para este tema: pasar de monarquía a república. Por eso el padre fue necesario (un mal menor) para ese tránsito de la dictadura a la democracia. El hijo aún tambien es necesario; incluso lo está haciendo bien, más le vale, en el poco tiempo que lleva como Rey. Esta bandera me gusta. República en su día con esta bandera.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: