Inicio > General > Intenciones y programas

Intenciones y programas

2015/03/05

A mí me gustaría que los partidos políticos distinguieran entre programa de gobierno y declaración de intenciones. En España hay muchísimos cambios extremadamente deseables, pero muy difíciles de implantar. Hay que desactivar el concordato con la Santa Sede, hay que suprimir las ayudas estatales a la enseñanza religiosa, sería estupendo nacionalizar la producción de energía y desde luego el petróleo, sacar las comunicaciones de las ávidas manos en que ahora están, controlar férreamente el comportamiento de la Banca, eliminar todas las leyes y reglamentos y excepciones fiscales que benefician al capital y dañan a las personas, darle un buen repaso al código Penal, reestructurar las autonomías… Y largo etcétera. Pero no parece que ninguno de estos propósitos pueda llevarse a la práctica sin una tremenda confrontación social y hasta internacional. Cualquier partido que acceda al poder con un programa así, y de verdad trate de aplicarlo, tropezará con la fuerte resistencia de una poderosa parte de la sociedad, y corre el serio riesgo de perder la mayoría en las elecciones siguientes, pasando de nuevo a la impotencia y a ver cómo anulan los siguientes lo poco que se haya conseguido… No me diga usted, por ejemplo, que va a salirse de la OTAN, porque todos sabemos que eso no es posible, rebus sic stantibus. Dígame usted por qué piensa que la OTAN es perjudicial para España y qué medidas va a ir tomando para hacer posible nuestra salida de la Organización. Dígame usted cuáles son sus intenciones, exponga los pasos y las fases y los plazos necesarios para cumplirlas y explíqueme cómo puedo contribuir a que se vayan cumpliendo.

En realidad, todos los partidos juegan la largo plazo —de ahí su empeño en evitar las alternancia en el poder—, pero ninguno lo explica. Todos hacen creer al votante que van a arreglar el país en un par de pispases. Esa creencia, bien gestionada por los propagandistas del partido, dio la mayoría absoluta al PP en las últimas elecciones. Y no podemos permitir que nada parecido ocurra otra vez.

Yo quiero que todos me expliquen sus intenciones y cuánto piensan tardar en cumplir con ellas. Un siglo, dos, tres.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: