Inicio > General > Colaboraciones Rafael M. 20. El cabo de Hornos

Colaboraciones Rafael M. 20. El cabo de Hornos

2014/03/09

El Cabo de Hornos

Rafael M.

Hay gente que es capaz de tragarse sus creencias políticas y votar a un partido distinto al que las defiende si es a cambio de un trabajo bien hecho, honesto y eficaz. Cierto, en esto de «bien hecho, honesto y eficaz» las creencias entran en la mochila con la que uno viaja por la vida.

Textos de colaboradores invitadosEs lo que yo haría en las próximas elecciones, si fuera posible. Tras más de dos años de gobierno en manos de un partido político que hiede a corrupción empezando por su presidente, sin reformas de calado, con tendencias retrógradas, resucitador del clericalismo, gusto por el abuso de autoridad y triunfalismo barato rayando en el brote psicótico cada vez que se acercan unas elecciones, no encuentro ni rastro de trabajo bien hecho, honestidad y eficacia.

Por otro lado, me preocupa pensar que para cuando lleguen las próximas elecciones haya tanta gente harta, decepcionada y desesperada que, al igual que ocurrió en las anteriores elecciones, el mero reemplazo del actual gobierno les parezca la solución a todos los males. Por desgracia, necesitamos mucho más.

Que nadie se engañe, el PSOE tampoco hubiera hecho un gran papel. Seguramente nos habríamos ahorrado la infamante reforma de la ley del aborto, aunque no estoy tan seguro sobre la ley de seguridad ciudadana tratándose de Rubalcaba. Para calmar a la troika durante algún tiempo habría hecho una reforma en el maquillaje del mercado laboral, dejándolo igualmente horrendo. De nada vale mantener derechos laborales a los que cada vez acceden menos personas al carecer de un trabajo o una vida laboral con un mínimo de continuidad. El actual mercado laboral así como el que hubiera mantenido el PSOE sigue diseñado para perpetuar y agrandar las diferencias entre trabajadores indefinidos y temporales.

No obstante, es todavía más preocupante la deriva del actual gobierno. Cada vez parece más claro que quieren apandar todo lo que puedan en el menor tiempo posible, cuando fruto de sus acciones los pilares del Estado del Bienestar colapsen definitivamente en un Estado fallido en menos de una generación. Por eso ponen todas las trabas posibles a la sociedad civil que se organiza cada vez más y denuncia cada vez mejor, al trabajo de los jueces que no se han corrompido, al de la policía, a la prensa que saca a la luz la ignominia de la casta política y sus acólitos. Por eso recortan en investigación y desarrollo, sanidad y educación públicos, rezan para que vuelva el ladrillo y para que calles y playas se abarroten de turistas todo el año. Entre rezo y medalla a la virgen de turno, maquillan datos y allanan el terreno a las élites extractivas que se lucrarán con el desmantelamiento del Estado del Bienestar y la explotación de modelos de negocio caducos en sectores como el de la energía. El PP está aquí para hacer negocio y salvarnos de nuestros pecados mientras la prensa tradicional nos cuenta que todo va bien.

Así, es muy probable que la abstención venza abrumadoramente en las próximas elecciones. No sería más que la manifestación evidente de que no hay candidatos a la altura. Hasta que no atraigamos a la política a gente capaz de hacer un trabajo bien hecho, honesta y eficaz, el barco llamado España tendrá que navegar con los mástiles carcomidos, el velamen rasgado y capitanes débiles e inestables. Ningún barco así es capaz de atravesar el Cabo de Hornos. Nos quedan menos de dos años para encontrar al menos un buen capitán y una tripulación que se trague sus creencias al menos hasta que pasemos El Cabo de Hornos.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: