Inicio > General > De cine

De cine

2014/03/01

Pues sí: he visto las más nombradas de las nominadas para los óscares de inmediata distribución, y todas me han parecido pésimas; infladas, inverosímiles, ridículas, mal hechas, estúpidas, etcétera (el etcétera cubre una larga lista de improperios, en este caso) (me han puesto de mala leche); menos una, que ya mencioné con alabanza en Facebook [véase, si interesa]: concretamente, August: Osage County. Mis descalificaciones terminantes e inapelables se refieren a: American Hustle, The Wolf of Wall Street, Twelve Years a Slave, Gravity… [Debo añadir otra excepción, que descubro al repasar mis notas sobre películas vistas: Blue Jasmine. Mi apuntito dice: «Yo nunca espero nada de Woody Allen ―salgordero inveterado―, pero esta película es buena y sorprendente en él. El personaje está trazado con una finura insólita, a lo cual contribuye la interpretación de Blanchett. Hay recursos argumentales baratos (como el encuentro casual con el ex marido de la hermana), pero el conjunto sobresale de la mediocridad que nos tiraniza». Ya ven. Generoso. J

No debo callar, por otra parte, un hecho agradable: he visto obras españolas buenas. De veras. Estas (reproduzco entre comillas mis notas):

En la ciudad, Cesc Gay (2003). «Una buena película. Muy xarnega, es decir de españoles civilizados. Este tío es un buen cineasta, pero, claro, apenas puede rodar más que series de televisión».

18 comidas, de Jorge Coira ( 2010 ): «Sorpresa: un film excelente en el que todo está magníficamente hecho. Debe de ser desesperante lograr una película así y luego encontrarte donde estabas antes de hacerla. Me refiero al director, claro, que no ha vuelto a hacer cine».

La mula, de Michael Radford ( 2013 ). «No está nada mal, aunque le falta tensión argumental. Excelentes los actores y muy profesional la dirección».

Las brujas de Zugarramurdi, Álex de la Iglesia ( 2013 ). «No me esperaba que llegase a buena, y sin embargo me ha parecido muy buena. La primera secuencia es histórica. Y hay un humor más que aceptable en todo el planteamiento (sobre todo si tenemos en cuenta lo baratito que se ha vuelto el humor en los últimos tiempos). La realización es de alta calidad».

La herida, Fernando Franco (2013). «Apenas me interesa la historia que me está contando, pero qué bien contada. Esta película viene a demostrar el nivel que ha alcanzado el cine español como industria. La creatividad es otra cosa, claro, y en La herida no sobra».

Gente en sitios, Juan Cavestany (2013). «Bueno, por qué no. Es muy desigual, pero tiene momentos interesantes. Conserva la vieja chapucería del cine español, por cierto; que tenía su encanto».

Caníbal, Manuel Martín Cuenca (2013). «El título me había hecho temer una película churretosa. Es una obra maestra en todos y cada uno de sus detalles. Lo único que se me ocurre objetarle —desde mi tendencia a las prisas— es que la lentitud general se acentúa en algunas secuencias hasta el punto de resultar artificiosa. Por lo demás, enhorabuena».

Todas las mujeres, Mariano Barroso (2013). «No está mal, aunque Eduard Fernández (a quien tengo por uno de los mejores actores del cine actual) no atina con el papel y acaba haciéndose insoportable. Tiene afanes de profundidad, pero se queda en la superficie, en psicología anecdótica casi todo el tiempo».

Tots volem el millor per a ella, Mar Coll (2013). «Algo amateur, tanto en la dirección como en la interpretación (el doblaje del catalán al castellano debe de empeorar los diálogos). No ha logrado interesarme en lo que me cuenta».

Stockholm, Rodrigo Sorogoyen (2013). Expresión quizá válida (no puedo estar seguro, a mi venerable edad) del estado patológico en que se encuentran ahora mismo las relaciones entre hombres y mujeres jóvenes. Irregular. Tiene momentos muy logrados y momentos totalmente fallidos. Los actores flojean porque no logran superar las rachas de artificiosidad completa que tienen los diálogos. Vale el esfuerzo de verla, eso sí. De hecho, uno agradece que el autor haya asumido el considerable riesgo artístico que implicaba. (Lo que no cabía esperar era que esto fuese un éxito de público, claro.) ( Hay toda una reflexión que hacer sobre estas obras que no tienen posible rentabilidad comercial por las vías tradicionales pero que son imprescindibles para el arte.)

Ya ven vuesas mercedes que a mí a patriótico no me gana ni la FAES.

Anuncios
  1. Rq
    2014/03/11 en 08:44

    Mmm… Pues no me sé el título, lo que no significa que no lo tenga 😛

    • 2014/03/11 en 10:05

      Perdona: creía haberte contestado; últimamente no miro mucho el blog. La película a que te refieres es Omar. No la he visto porque no está disponible donde debería estar para que yo la viera, no sé si me explico. Un beso.

  2. Rq
    2014/03/03 en 21:59

    ¿Y viste la egipcia que iba nominada
    como mejor película de habla no inglesa? (¿es “de habla no inglesa” o
    es “extranjera”?). Abrazos!

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: