Inicio > General > Colaboraciones. Rafael M. 19. No estaba en los planes

Colaboraciones. Rafael M. 19. No estaba en los planes

2014/01/07

NO ESTABA EN LOS PLANES

Rafael M.

En este final de año 2013 me acuerdo especialmente de todos esos jóvenes y no tan jóvenes Textos de colaboradores invitadosque han tenido que emigrar a otros países en busca de una vida que su país les niega. Tengo con ellos muchas cosas en común. Tuve la suerte de prepararme para emigrar a partir del 2002, por lo que en mi caso puedo decir que, hasta cierto punto, emigré de manera voluntaria y organizada. Ni qué decir tiene que no todo ha sido por el azar de las circunstancias ni tampoco por mi voluntad.

Para muchos de los que han emigrado forzados por la crisis y sin haber tenido tiempo de prepararse, la desesperación ha sido su motor interno. No obstante demuestran tener mucho más valor del que a gente como yo le fue necesario emplear. Esa valentía es la que merece este textito. Una valentía que comparten con muchos otros. África y Asia están llenas de gente con un gran coraje. Cuando crucen su camino con alguno de ellos y puedan compartir unos meses de convivencia, a veces unas pocas conversaciones, se darán cuenta que en España hay demasiada gente cobarde y paleta que merece sin duda el designio que les dibujan a golpe de martillo y cincel los gobernantes que han elegido por activa o por pasiva irresponsabilidad. Aquellos emigrados que vayan a países del primer mundo comprobarán como ese tópico de «como en España no se vive en ningún sitio» se derrumba ante la evidencia cotidiana y los servicios de ciudades y países que funcionan con una aburrida eficacia que en España desconocemos.

Los que pasen unos años por África quizá tengan la suerte de conocer un tipo especial de europeo que en realidad no lo es: los que han nacido en ese continente de padres e incluso abuelos europeos. Mayormente franceses y en menos casos belgas, Historia obliga. Los españoles tenemos la suerte de no llevar sobre nuestras espaldas la negra historia de la colonización, pero no contamos entre nuestros compatriotas gente que ha pasado desde su niñez viviendo en distintos puntos de África y no necesitan que un telediario les cuente lo que pasa en lugares como Bangui ni por qué pasa (suponiendo que todavía existan telediarios en España que expliquen los porqués). Conversarás con ellos y te sentirás como aquellos reporteros que entrevistaban a los aventureros que vivían momentos inolvidables, algunos terribles, como el estallido de una guerra o un golpe de estado, la muerte de un conocido por una bala perdida; otros son dignos de un film de Hollywood, cruzarse con una caravana de elefantes en una excursión, encontrar cascadas de agua en mitad de la jungla, conocer a la mujer africana.

Hasta cierto punto yo elegí emigrar. Al principio pensaba que unos pocos años en el extranjero bastarían y volvería a mi país. Hoy ese sueño casi se ha desvanecido. Ni siquiera estoy seguro de que pudiera aclimatarme a España de nuevo, no al menos mientras no llegue el aire fresco que expulse el denso y viciado, a habitación cerrada, que se respira en estos momentos.

A aquellos que no lo eligieron, ¡ánimo! El mundo está lleno de posibilidades. Y por supuesto mi enhorabuena, no solamente por ser valientes, sino por haberos convertido en auténticos ciudadanos del mundo, aunque no estuviera en vuestros planes.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: