Inicio > General > Texto que me apetece reproducir

Texto que me apetece reproducir

2013/10/09

Me dice Ramón Martín Vila (lector de mis cosas desde hace años; nada imparcial, por consiguiente, advierto):

Quería darle las gracias por su sinceridad. Mientras leía su carta abierta a sus posibles lectores me dejaba llevar por ese gustito en el cuerpo que para mí siempre supone la suerte de haber sido nacido en este siglo. A pesar de todos los horrores conocidos y de ser el siglo de la muerte y la destrucción, se me inclina a favor siempre la balanza fundamentalmente quizás porque otras opciones no las había barajables, y porque aunque lo odie, en sus principios más básicos, me alegro de tener un dentista cerca, y ya puestos… una prensa con noticias al instante de lo que esté faciendo el hijoputa que dirige los designios chinos, y entrando en lo del ludus, un escritor preferido que me pueda proporcionar una inmediatez y cercanía como la que usted nos ha proporcionado tal que asín, con unos cuantos clic clics y un último botón de « publíquese en mi cuaderno de bitácora, right now »…

Sí, mientras leía su carta pensaba en Kafka. En cómo hubiese gestionado aquel timicus máximus su recelo semiautista en estos instantes de eyacupifias que no son nada si no son inmediatas… ¿Llevaría acaso un blog con sus diarios? ¿Electrocutaría literalmente a sus novias a base de un subidón de tensión con un exceso nunca conocido de correo electrónico? ¿Llegaría a escribir una carta pública a sus anónimos lectores diciéndoles: Guten Morgen, solo era para avisarles que he escrito una historia de un escarabajito un poco repulsivo, pero bien vivo y a conciencia, por si quieren ustedes incursionar en algún tipo de entomología discursiva…Por cierto, daddy, me cago en todos tus muertos etc etc? Qui sait… Siglo veinte, suprema y divina cambalachería.

Como remite exprés se me ocurre decirle algo que usted ya sabe… Aquí por la follas cartagonobas no va a tener mejor difusor para su nuevo hijo, endentro de mis escuálidas posibilidades de public relations de tercera categoría, of course.

Y al hilo del pabilo de que pueda no haber más cera que la que arde… anoto lo muy contento que estoy siempre de mi infinita ignorancia lectora que me permite por, ejemplo, a estas horas (mangas verdes) darme un goce tremendo con la lectura extemporanea de La Lozana Andaluza… Libro del que estoy convencido que la obra de don Ramón Buenaventura, quinientos años después, hace gloria y alabanza, por no decir que trae causa.

Siguiendo con las tesis de Steven Moore, y tornando en positivo el refranero, resulta gozoso comprobar que de aquellos polvos maravillosos de creatividad, estos lodos refrescantes de libérrima fantasía, dicho sea sin el permiso del tío Walt. Comprobar cómo, en aquel ejercicio de literatura hecha solo pensando en la voluntad creadora del escritor, estaba ya el mismo espíritu de aventura y de ensanchar los límites que podemos gozarnos hoy en novelas como NWTY, que a mí me gusta llamar cariñosamente Deslicia.

Cómo allí ya había autores endentro de libros parlamentando con sus personajes, cómo allí ya había voluntad de inventar decires sin pensar si tendrían prestigio, como allí ya se escuchaba el latido de un ser humano pasándoselo pipa creando de la nada un algo… O mejor decir, dando el todo por el todo de la vida, poniéndole acentos a lo que ésta, dedicada a ser ese tsunami que nos lleva, no puede ni saber que los tenía. Torrente hapaxionante de lengua enriquecida, la tal Nuty, me pongo de pie para aplaudir solemne a estos cachondos y delicados señores de las letras hechas logros.

En estos tiempos twiteros de hiperbraquilogía suprema, cuando la juventud levanta « adokines para ensuciar la himaginativa plalla » en la que cada grano fue sumando, quizás hasta hoy, retroceso clarísimo en la idea krausiana de que semos sobre todo lengua… agradezco muchísimo que haya adustos quijanos como usted, amigo don Ramón, « perdiendo el tiempo » en embellecer aún más el vuelo hermoso de las farashas, que podríamos disfrutar sin palabras, claro, pero que, a mi parecer, vuelan más lindas si se les añaden alas hechas de palabras.

Echándole la culpa de esta poiesis discursiva con la que me he desayunado esta mañana al Delicado maestro Don Fernando, me despido igualmente a la epístola manera e dios guarde a usted muchos años y etc etc

Atentamente, su lector numero tal

ramoon

PD.- Hablando stricto sensu de economía, por fin un libro que no te deja la sensación de haber sido timado tras desprenderse uno de los 20 euros, precio carísimo cuando lo que te dan es un gato con orejas de liebre.

Por cierto, el electronic book de NWTY tendrá imagino andando el tiempo su momento no? ¿Tal vez con bonus tracks? Por pedir que no quede, es labor esta de hambrientos. clip_image002

Nota de RB. Farasha es mariposa en árabe, pero también el nombre de uno de los personajes principalísimos de NWTY.

Anuncios
  1. ramoon
    2013/10/11 en 13:43

    Los dislates de expresión, gramática, puntuación y ortografía ahí queden para mi mejor identificación pero por dios, por dios, necesito con urgencia que se me desligue de aquel infausto ministro del ramo… Mis padres son Martín Vila, no Villa 🙂 🙂 .-) 🙂

    Casi que no me ha dejado dormir el temita, con esto de que papá Obama pueda estar registrándolo todo desde la nube, con aquello de que ya está allí arriba echándole una manita San Steve Jobs (alias sus labores)

    Alejado de toda broma por un segundo, muy agradecido le quedo por su gesto… No solo me hace usted inmortal en su libro sino que encima me regala una sillita a la derecha del padre, dicho sea todo para reconfirmar la advertencia: sí, soy tan imparcial como la muchedumbre judaica… ¡¡¡Queremos a Barrabás, a Barrabas!!! ¡¡¡Y queremos a Don Ramón, a Don Ramón!!!

    Lean Deslicia, querido pueblo, y déjense de guirigaitas!!!
    Sus ojitos se lo agraderán.

    • 2013/10/11 en 17:40

      Lamento muchísimo el cacho de errata, Ramoon: se me fue el dedo de viejo sometido. Espero que no hayas sufrido tanto como dices. Y vuelvo a agradecerte us palabras. Un abrazo.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: