Inicio > General > Tocamientos deshonestos en San Fermín

Tocamientos deshonestos en San Fermín

2013/07/12

Hace más de cuarenta años, cuando las chicas empezaron esto de subirse a hombros de un mozo, en mitad de alguna aglomeración musical, y enseñar las tetas a los circundantes y, claro, a los camarógrafos que por allí anduvieran, nos pareció encantador. En serio. Se sentía uno orgulloso de ellas y del entorno que hacía posible su libertad.

sanfermin-3Desgraciadamente para nuestro placer visual —de hombres y mujeres, porque un cuerpo joven desnudo es siempre una deslicia—, este rito juvenil no puede extenderse a entornos bestiales : no se le debe enseñar el cuerpo desnudo a una manada de simios borrachos.

Y sí, desde luego, es lamentable que sea una manada de simios borrachos quien cree el ambiente y determine los comportamientos de un grupo, pero no veo cómo podría evitarse, así, a corto plazo, sin decretar antes un periodo de reeducación del macho ciudadano que ni siquiera se ha iniciado aún, ni consta que vaya a iniciarse pronto.

El tema se complica si tenemos en cuenta más detalles. En otras fotos y vídeos de parecidos sobos sanfermineros se ve claramente que la atacada está riéndose, que está colaborando en el espectáculo, y, por añadidura, que es consciente de que alguien fotografía y filma. Hay bastante de show en el asunto. Es un cachondeo, un número para los medios. No sé si nos estamos dando cuenta de hasta qué punto la presencia de las cámaras trastrueca la realidad, en tantísimos casos, o al menos la moldea de modo extraordinario. Casi todos los « reportajes » que vemos por la televisión están protagonizados por personas que actúan ante la cámara. No digo que finjan, digo que actúan, que están expresando lo que sea que estén expresando con plena consciencia de que eso lo van a ver miles de personas. Entre las tres que ayer, en un telediario por lo menos dos de las chicas a quienes meten mano los circundantes están desempeñando el papel de joven desatada pasándoselo bien con los amiguetes, sonrisueñas y contentas. Conste que me parece muy bien, que se me antoja mucha mejor diversión —y más emocionante— que bailar danzas folclóricas para la Sección Femenina, con los pololos puestos. El cuerpo es la mejor herramienta de comunicación que nos da la naturaleza, y cada cual tiene pleno derecho a utilizarlo como mejor le plazca, sin hacer daño.

…Espero haberme explicado. No estoy defendiendo a los simios borrachos. Solo digo que el sentido común recomienda prudencia en algunas situaciones, recomienda que reprimamos un poco nuestra libertad y nuestra real gana. Y que no dramaticemos cuando claramente la sangre no llega al río.

Los sanfermines son una fiesta totalmente ajena a mi modo de vivir y de sentir la sociedad humana. Como tantos otros jolgorios colectivos del mundo, son un paréntesis salvaje en la vida civilizada. Quien participa debe medir en qué participa y hasta qué punto.

Anuncios
  1. 2013/07/13 en 00:13

    Completamente de acuerdo en que la presencia de las cámaras trastueca las cosas, la gente actúa aún más que cuando se ve ante un micrófono radiofónico. Pero, en cualquier caso, al menos esos monos borrachos que dices (yo prefiero llamarlos acémilas) ahora no fusilan a las mujeres después de violarlas, como hacían sus mayores del requeté y la falange y la curanganería militarizada en general. Para que no digamos, Ramón, que en España siempre triunfa la Contrarreforma, carajo y me cago en tal…
    JL

  2. 2013/07/12 en 13:04

    Cierto es esto que comentas Ramón. Que cuando se mira, se cambia, como el gato aquel, que si vive que si no. Pero el caso es que esas mareas que se crean a base de fotogramas se extienden hasta playas que no están por la labor y hay que estar marcando el terreno constantemente o bien te dejas llevar. Y algunas ya estamos mayores para tontadas. Y otras quizá están demasiado verdes. En fin.

    • 2013/07/12 en 13:08

      Hola, Anuska, hola.
      Bueno, también podría verse así: en la vida hay que estar marcando el terreno constantemente, o te lo expropian. Abrazo.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: