Inicio > General > Asuntos internos del PP

Asuntos internos del PP

2013/02/03

Me encantaría que todo esto fuese cierto y que esas personas del PP a quienes detesto en lo político y en lo humano acabaran todas en mazmorras lóbregas y húmedas, con un mono a rayas y con una bola de hierro encadenada al tobillo.

tio-gilito%5B1%5DCada vez me convenzo más, sin embargo, de que este ataque frontal a los mandamases del PP —cuyos asaltos van repartiéndose EL MUNDO y EL PAÍS, en insólito contubernio— es una cuestión interna del partido azulote : alguien ( Esperanza Aguirre, el beato Ruiz, qué sé yo ) está intentando echar a Rajoy y proponerse como nuevo presidente del Gobierno.

( Sí, también puede haber una mano negra de izquierdas que esté intentando algo parecido, aunque uno se pregunta qué : ningún cambio puede conseguirse sin romper la democracia, porque en este parlamento hay una mayoría absoluta del PP a la que aún quedan tres años de vida, tres años enteros y verdaderos. )

No se percibe, en todo caso, ninguna vía judicial practicable : las acusaciones no pueden demostrarse ; los datos aportados serán o no serán ciertos ; los acusados serán o no serán culpables ; pero no puede existir ninguna prueba, ni a favor ni en contra. El hecho de que un canalla se haya pasado ( quizá ) veinte años apuntando entregas en un cuaderno de contabilidad en modo alguno demuestra que haya entregado nada a nadie. Tampoco hay modo de probar que quienes aparecen en ese cuaderno como receptores de dinero corrupto hayan aceptado un céntimo. No es pensable que existan recibos.

El montaje se nos antoja, supongamos, bastante claro : Bárcenas recogió millones de euros que determinadas empresas e instituciones entregaban al PP de modo ilegal y que no podían blanquearse. Si fueron, pongamos, quinientos millones, el 95% se lo quedó él ( lo cual explicaría su enorme fortuna ) y el 5% restante lo repartió entre jerarcas y mandamases del Partido. Evidentemente, nadie controló a Bárcenas, que gozaba de total confianza en la casa de la calle Génova.

Si tal fue la operación, no cabe esperar que nadie pueda demostrar nada : no es concebible que las empresas donantes reclamaran recibo a Bárcenas, ni que Bárcenas se lo reclamara a sus beneficiarios. Punto final. No hay procedimiento judicial que pueda llevarse adelante. Lo más que hará el juez será pedir a Bárcenas que justifique su desmedido enriquecimiento. Y echarle luego un rapapolvo que seguramente ni siquiera lo llevará a la cárcel.

Todos los demás se irán de rositas.

Así de triste resulta la cosa, me parece.

 

 

Anuncios
  1. rafael
    2013/02/10 en 12:03

    Es hora de que se instaure un gobierno de tecnócratas, que se quede los años necesarios (con esos 3 quizá bastaría) para limpiar y poner en orden la inmundicia local y después convocar elecciones.

    • 2013/02/10 en 13:04

      No puedo estar de acuerdo, Rafael. ¿Por qué procedimiento se instaura un gobierno de tecnócratas? ¿Quién los elige, quién los somete al Estado de Derecho? Es la vieja tentación del «dictador benevolente». De ahí al padrecito Stalin o a san Franco Bendito no hay más que un pequeño paso… Eso sí: comprendo que el asco nos lleve a todas las ensoñaciones salvadoras. 🙂

  2. 2013/02/07 en 18:15

    Ojo, Ramón, que no sumas bien: el 95%+ el 25 % de lo que sea nos suman el 100%.
    El resto del artículo, bien.
    Un abrazo.
    Mariano Ibeas

    • 2013/02/07 en 19:19

      Sí, evidentemente: había puesto 75%, lo subí a 95%, y se me olvidó ajustar el 25%. Corrijo. Gracias, Mariano. Un abrazo.

  3. Rq
    2013/02/04 en 19:28

    Lo que yo no entiendo es para qué necesitan tantísimo dinero. ¿Qué quieren comprarse? ¿Una starway to heaven y una highway to hell? Con la mitad y una chiquita, va que arde para hacer balances. Y pies, también se necesitan pies. Ándale, ándale! 🙂

    • 2013/02/05 en 07:05

      Digamos, en plan cursilito o cursilón, que a la riqueza le pasa lo mismo que a la belleza: no tiene tope. Un beso, Rq.

  4. Enrique J.
    2013/02/03 en 13:04

    Pues yo creo que todo todito todo lo publicado, que no debe de ser ni la mínima parte de lo existente, es absolutamente cierto. Viendo como son estoy convencido de que los sobres formaban parte tan natural de su sistema de recompensas que la mayoría de ellos ni se planteaban que pudieran ser ilegales o, incluso, suponer un escándalo. Les daban un sobre por los servicios prestados, algunos firmaban un recibí y todo en regla… ya se encargará el partido de las cuentas. Pero, para mí, lo alucinante de todo esto no es saber quién se repartía los sobres, es saber de dónde salía el dinero que había dentro porque es muchísimo dinero (podrían brincar los 100 millones de euros lo que tiene esparcido Bárcenas por los Paraísos Fiscales). Dichas cantidades tan astronómicas sólo se justifican como soborno. Un Gobierno sobornado por constructoras, empresas de seguridad, etc. que encajaría, por ejemplo, con recientes procesos de privatizaciones sanitarias para beneficio de esas mismas empresas. Una verdadera estructura mafiosa que, como las garrapatas, nos habrían metido la cabeza en las instituciones democráticas desde las cuales nos estarían succionando toda la sangre. Aunque, el PP, como en una “gran familia”, se verían como un bienhechores sociales al ayudar a los suyos. Lo mismo que esas monjas que robaban los niños a madres descarriadas para dárselos a honradas familias católicas que les podían dar una mejor educación (previo pago, naturalmente, que la obra de dios tiene sus necesidades). No es algo puntual, no es algo causal, es como las ganas de orinar cuando tienes la vejiga llena.

    Sobre quién lo ha hecho yo también pienso que es un ataque desde dentro y viendo la coincidencia en el tiempo de determinados hechos inexplicados como la súbita retirada de la primera línea política de Esperanza Aguirre tal vez sólo debamos sumar uno y uno.

    • 2013/02/03 en 13:26

      Sí, yo también sospecho de Esperanza Aguirre más que de otros.
      Y sí, tu planteamiento ma parece terroríficamente posible, salvo en lo de firmar un recibí. No creo que nadie haya firmado nada. Va en contra del sistema Bárcenas: no le convenía dar la impresión de que quedaba constancia de nada, porque él se estaba reservando la mejor parte.
      Como sea: lo terrible es que han sido años y más años de inmundicia, sí.

  5. 2013/02/03 en 11:59

    Aunque no ocurra nada, judicialmente hablando, me conformo con que en las próximas elecciones (si se adelantan mejor) no haya mayoría absoluta. Este gobierno parece una prepotente “conjura de los necios”.

    Saludos.

    • 2013/02/03 en 12:33

      Las próximas elecciones son dentro de tres años, como bien sabes y padeces, Eugenio. Para adelantarlas haría falta que verdaderamente algo pudiera demostrarse y que una parte de los diputados del PP apoyase una moción de censura en el Congreso. Ojalá, pero… Por esa misma vía, lo que veo más proabale es que OTRO equipo del PP ocupe el poder.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: