Inicio > General > Rimbaud: treinta mil ciento sesenta y cinco, y contando.

Rimbaud: treinta mil ciento sesenta y cinco, y contando.

2012/12/31

Dedico un rato (cortito: hay otras muchas cosas que liquidar antes de las doce de esta noche) a merodear por mis posesiones interneteras y descubro que al final de mi página homenaje a Rimbaud hay un recuadrito que, pinchado, conduce a una página de estadísticas.

image

Nunca dejarán de asombrarme las cantidades de la Red: desde el 28 de abril de 2001, esta paginita mía dedicada a Rimbaud, que en realidad solo contiene enlaces a mis traducciones del poeta en fuga por antonomasia, ha recibido 30.165 visitas (5 hoy, todavía); de España (30%), pero también de Chile, Argentina, México, Perú, Colombia, Estados Unidos, Uruguay… Ya sé, ya sé: treinta mil no es nada, si lo comparamos con las visitas que en este mismo periodo han recibido los blogueros verdaderamente importantes, pero, oiga, para un poeta no está nada mal.

     Existe, claro, la tentación de pensar: caramba, treinta mi personas que me conocen. ¡Guau! Si añadimos que mi página web rebasa muy ampliamente los dos millones de visitas, desde su creación… Pero. Otro detalle sorprendente de internet es el desapego de los contactos, lo poco que los «internautas» se preocupan de la personalidad de cada cual. Apostaría cualquier cosa a que ni siquiera el 10% de estos miles de visitantes de la página rimbaldiana se ha molestado en hacer la menor averiguación sobre mi persona, ni les sonaría mi nombre si alguien se lo aullase al oído, ni —menos aún—, se habrá molestado en echar un somero vistazo a algún libro mío. Me pasó incluso cuando fui famoso en internet, por mis artículos de EL SEMANAL, que miles de personas leían todas las semanas: ni siquiera los miembros de mi lista de correos se molestaron en comprar los libros que fui publicando durante aquellos años. Conste que no es queja, sino perplejidad.

De todas formas, el hecho de que más de treinta mil personas, en once años largos, hayan hurgando un poco en este pequeño escaparate me ofrece el pequeño consuelo de no haber perdido totalmente el tiempo, ni al traducir a Rimbaud ni al ofrecer mi trabajo en internet. Smile

Anuncios
  1. 2013/01/07 en 20:05

    Quería decir “FIELES” , claro.

    • 2013/01/08 en 00:27

      Casi quedaba más propio con «files». Un abrazo, Mariano.

  2. 2013/01/07 en 20:05

    Tienes que añadir a los “files” que te buscan y te encuentran continuamente… aunque se repitan en las estadísticas. Un abrazo.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: