Inicio > General > Mapa de lo rubio en Europa

Mapa de lo rubio en Europa

2012/06/02

Por un ratito, olvidemos la prima de riesgo, seguramente pelirroja. Estos son los porcentajes de rubios sobre la población total en los países europeos, según Big Think:

blond_hair_map1

No nos explica este mapa, sin embargo, el insondable misterio de que ocho de cada diez señoras del PP sean rubias. ¿Gallegas todas?

 

Anuncios
  1. Luis
    2012/06/09 en 09:48

    Elena Valenciano, Consuelo Rumí, Leire Pajín, Bibiana Aído, Trinidad Jiménez, Susana Díez, María Teresa Fernández de la Vega y mi querida Amparo Valcarce ¿son tambien gallegas? Que cosas dice ud.

  2. olmet
    2012/06/05 en 23:47

    Y el mapa de las/-os peliteñidas/-os

    • 2012/06/06 en 10:25

      Ah, pero ¿la gente se tiñe el pelo de rubio? No me había dado cuenta. Qué cosas.

  3. 2012/06/04 en 16:00

    Hola Ramón,

    he entrado haces unos días en tu blog, y me encanta. El otro día cenando en Madrid con una amiga me dijo que se iba unos días de visita a Tánger, y cómo no, recordé ese gran libro tuyo, así que pensé en regalárselo. Fui a la FNAC de Castellana: no es que estuviera descatalogado, es que directamente tú no existías. Me dio pena que las obras que merecen la pena (y El año que viene en Tánger considero que sí lo es) desaparezcan del mapa para siempre, y sólo queden en sus lectores, que posiblemente no aumentarán (más aún si cuando entras en las librerías tropiezas con montañas de libros sobre cementerios secretos, espadas o Grial). Pensé que estabas muerto, así que te busqué en google, y por eso encontré este blog, que demuestra sin embargo que te encuentras muy vivo.

    Espero que te marche todo bien, y seguiré tus posts, visto que hay más realidad aquí en la red que en las librerías.

    taganana.wordpress.com
    dani

    • 2012/06/04 en 20:35

      Pues no, no estoy muerto. 🙂 Tampoco El año que viene en Tánger, afortunadamente, ni desde luego la novela que publiqué en 2005 en Alianza (Premio Fernando Quiñones), El último negro. Mi ausencia total de la FNAC es inexplicable y sugiere un pésimo trabajo de indexación de sus fondos. Es absurdo que Ramón Buenaventura solo aparezca como traductor de Las correcciones de Franzen, cuando es seguro que tienen otras diez o doce traducciones mías, mucho más recientes, en catálogo.
      El año lleva mucho tiempo agotado, después de tres ediciones y 20000 ejamplares vendidos. Se puede encontrar de segunda mano en internet, a veces a precios increiblemente altos, y desde luego está disponible en formato PDF y formato iPad en e-ditamos (el enlace está en mi blog, en la parte de arriba). Ambas ediciones contienen cambios sobre la edición en papel y estoy muy contento con ellas (al fin y al cabo las preparé yo mismo). No tengo yo la impresión de que estar desapareciendo, qué quieres que te diga. 🙂 Hasta ahora ha sido imposible sacar una edición de bolsillo, por las considerables dificultades técnicas que ello plantea: dicho en pocas palabras, el texto no admite reducción de tamaño.
      Será un placer tenerte entre los visitantes del blog.
      Un abrazo

    • Otro ramoon o pongamos que me llamo Viernes
      2012/06/07 en 01:03

      No te preocupes, Daniel, ahora que mushas mujeres incluidas las mamas de casa principales lectoras de este país según las últimas estadísticas van a pedir cuarto y mitad de esequelandaoerpremio verás como por fuerza los vendedores de la sección de libros/bragas de la Fnac y el corteinglé tendrán que databasear al asesinado traductor…

      Que pena, Don Ramón, que no le vaya a caer casi na de las reediciones con vitola que ahora meterán en chiqueros con la divisa judía de la ganadería de Don Felipino Roth… esos réditos de traducción de los que todo traductor se queja… qué pena…

      Y er príncipe ahora que hará… se leerá las novelas de ese insigne colombroño suyo o volverá a tirar de un ghost writer para decir la sarta de sandeces que suele soltar en sus premios cuando toca alabar a esos bichos que escriben…

      Bueno, no desesperemos, eh, que er prinsipe, como lo llamaba er Maki, sa leí por lo menos el Larra que le regaló su mujé… o igual no, que como le dijeron que era mu incunable lo tiene bajo la cama de calza.

      En fin, tengo la suerte, si no de que me toque una lotería o de que venga a besarme con amol Sophie Evans, de que me quede por leer todavía El lamento de Pornoy, que fui dejando pal final de mi rothdisea particular. Alabadas sean las diosas.

      Saludos, abrazos, achuchones y un cosqui por no publicar más libros, mi muy admirado Don Cabezota.

      • 2012/06/09 en 10:26

        Creí que te habías ido, Ramoon. ¿De qué hablabas? ¿Se acuerda alguien hoy del premio príncipe de Asturias? Nadie volverá a acordarse hasta que lo entreguen. Más, si Roth viene de veras a recogerlo, que no creo… No conviene dar mucha importancia a las cosas que tienen poquita. [Mi silencio literario, por ejemplo.]

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: