Inicio > General > Ruda

Ruda

2012/02/07

En Alcazarquivir, barrio Escriña, tenía un amigo que, además de ser la única persona viva que en aquel momento me llamaba Ramón, era de normal_Papilio Machaonesos que raspan las erres hasta convertirlas en jotas. Tenía una colección de futbolistas troquelados en madera, una madre francesa —Fernande— y un padre que no recuerdo a qué se dedicaba (casi todos los cristianos de Alcázar eran militares o funcionarios públicos), Manolo Durán, a quien1952 01 PS recorte habíamos incorporado a los villancicos navideños: «¿De quién es esta casa / con tantísimos balcones? / Es de Manolo Durán / que tiene muchos millones» (en el barrio Escriña no había ninguna casa con ningún balcón, conste). Bueno pues Chachi (le llamábamos Chachi, a mi amigo, pero su nombre serio era Ignacio) andaba con frecuencia a la caza de mariposas. Recuerdo sus gritos ante la cancela de mi jardincillo:
     —¡Jamón, Jamón! ¡Una majiposa juda!
     Yo salía corriendo y las más de las veces lograba ver todavía las anchas alas de la ruda, sobre los vericuetos rizados del heliotropo. Esta noche he soñado con Chachi llamándome.

Pero ruda no es nombre de mariposa o, al menos, no lo considera así nuestro corto y ceñido DRAE. He estado investigando. Google Matadudas es implacable. Hay un arbusto llamado ruda, de flores amarillas, muy común. Hay una oruga, papilio macaón, que solo come hojas de ruda. Y de los capullos de esa oruga nacen las mariposas que nosotros llamábamos rudas, sin tener la menor idea de que existiera un arbusto con ese nombre.
     En 1981, cuando nos mudamos a esta casa de Pozuelo de Alarcón en que aún vivimos, llegamos a ver unas cuantas rudas por el jardín. También serpientes en la zona verde de delante donde ahora hay un conglomerado de casas ricas. También abubillas. Carpinteros. Petirrojos. Una oropéndola. También escolopendras amarillas y negras. También estrellas en el cielo.
     No queda nada. Solo los mirlos y las urracas invencibles.

(De Chachi, al menos, sé que está o estuvo en USA. «Se lo llevaron los americanos», le dijo su padre al mío, cuando ya ambos eran viejísimos, a principios de este milenio. A mi padre le hacía mucha gracia la frase, no sé por qué.)

Anuncios
  1. 2012/02/09 en 09:12

    hay una preciosa canción sefardí: “UNA MATICA DE RUDA”:

    letra:

    http://www.esther-ofarim.de/matica.htm

    para escuchar una versión de Soledad Bravo:

    • 2012/02/09 en 09:44

      Sí. Yo la tengo en un disco impagable (Music for Joan the Mad, música para Juana la Loca), de La Nef. Pero confieso que no había prestado atención al término «matica», evidente diminutivo de mata.
      Un saludo, José Joaquín.

  2. Rq
    2012/02/07 en 21:47

    Los agrónomos mucho, sobre todo las especies que causan plaga, que pueden arruinar el trabajo de todo un año y luego a ver qué nos llevamos a la boca. También las especies protegidas, que buenos puros meten por equivocarse y fumigar orugas con pedigrí (y no veas cómo son ahora los de la administración de medio ambiente, capaces hasta de proteger marsopas en Castilla y León :D).

  3. Rq
    2012/02/07 en 19:47

    Ah, pues seguramente tengas razón: el argot que empollé durante la carrera ya me baila un poco, falta de uso. T! Tenía que haberlo buscado antes de abrir la bocaza, cachesenlamar!

    • 2012/02/07 en 20:00

      Claro, no había caído en la cuenta de que los agrónomos también estudiáis mariposas. Qué cosas. 🙂

  4. Rq
    2012/02/07 en 18:49

    Pupa, el capullo de una oruga también se llama pupa (voy a ver si DRAE lo recoge, q supongo q sí). Buah, me ha encantado este post. Por un momento quiso faltarme una coma tras las urracas, justo al final, pero luego, luego me dije mira mona, tú, a callar, que un buen escritor SIEMPRE es un buen escritor. Maestro. (¿Cómo te has quedado? ¡Rota! ¡Me he quedado rota! :D). Más, más post de éstos. ¡Plis! Besos.

    • 2012/02/07 en 19:36

      No, la pupa no es el capullo, es la crisálida, Rq. Se podría poner una coma detrás de «urracas», en efecto, pero no cuando uno quiere que la frase se lea sin pausa, sin que el énfasis caiga en «invencibles». Cosas. Un beso.

  5. Ramoon
    2012/02/07 en 18:48

    Qué de madres francesas en la tangerie que te vie… la de su yo León parece que también lo era, y bien que hermosa. 😉

    • 2012/02/07 en 19:39

      Joder, Ramoon, te fijas en cada cosa… Sí, la madre de León Aulaga era francesa. Nada que ver con Fernande, la madre de Chachi, que llevaba el pelo blanco a lo duquesa de Alba, pero en más cortito y que, desde luego, no era ninguna beldad. La recuerdo siempre vestida de negro. ¿Ojos azules? ¿Ves? En cuanto empieza uno a manosear la memoria, ya no se sabe qué es invención y qué recuerdo. Tampoco es que importe.

  6. Ramoon
    2012/02/07 en 18:36

    …”las anchas alas de la ruda, sobre los vericuetos rizados del heliotropo.”
    …Escóndase el gran poeta… que no puede.

    … tampoco puede esconderse del todo el admirador de grandes poetas.

    Qué más dará este juego del escondite… podría decirse… pero lo “da” todo, insisto yo, mi me y para mí.

    El escritor clava su alfiler sobre el cuerpecito blando de la palabra,
    que aun así mueve las alas en recuerdo de cuando migraba de boca en boca
    cortejada y decapitada como una sucesión infinita de monarcas

    • 2012/02/07 en 18:45

      ¡Guau! 🙂

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: