Inicio > General > Cuestión bizantina

Cuestión bizantina

2011/12/19

Hace añísimos, con el franquismo todavía en erección, quizá cuando Fraga estaba reinventándolo, cuando el optimismo del régimen hizo incluso aflorar petróleo en la provincia de Burgos, Ayoluengo02cuando crecíamos como champán en copa de flauta, tras años de pútrido estancamiento y exportación multitudinaria de obreros, en aquellos tiempos remotos, digo, hubo un escultor famoso que, entrevistado por algún capitoste de la prensa privilegiada, declaró: «Cualquiera que lea novela después de los cuarenta años es un idiota». O algo así. No nombro al escultor porque no recuerdo quién era1. Solo recuerdo que su frase armó un guirigay considerable en el corralillo literario de la época y que se discutió muchísimo y que unos estaban de acuerdo y otros estaban en desacuerdo (mire usté qué raro) (y no deje de observar la inconsistencia de las preposiciones, también muy interesante).

Yo, ahora, si quitamos el insulto y alargamos bastante la fecha, tiendo a estar de acuerdo: hace ya tiempo que me cuesta demasiado esfuerzo la lectura de novelas, que no logro interesarme en los relatos; o, por decirlo de modo menos rotundo, hace ya tiempo que para meterme en un relato necesito estímulos muy poderosos. Ahora prefiero, sobre cualquier historia, la Historia (que viene a ser una novela con coartada, a fin de cuentas), por no decir la descripción de la experiencia.
     En un descanso de la lectura del Quadern gris de Josep Pla (ja en parlarem) he leído un libro que me ha tenido alborotado el magín: Lost to the West: The Forgotten Byzantine Empire That Rescued Western Civilization, de Lars Brownworth [perdido para Occidente: Bizacio, el imperio olvidado que salvó la civilización occidental].
     Reconozcámoslo en poquitas palabras: es verdad que se nos olvidó Bizancio, que se nos ha olvidado hasta enseñárselo a nuestros estudiantes, que no sabemos casi nada de él. Antes de Caída de Constantinoplaleer este libro yo no habría pasado de la tercera o cuarta pregunta en un (¡¡¡imposible!!!) concurso televisivo sobre cultura bizantina: Constantino, Justiniano, Belisario, los iconoclastas, Hagia Sophia, los conflictos con los cruzados, el hecho inverosímil de que Constantinopla cayera en poder de los turcos en 1453, solo treinta y nueve años antes de fastos tan modernos como la toma de Granada por los Reyes Católicos y del primer viaje de don Cristóbal a sus Indias2. El libro de Brownworth me ha descrito el verdadero papel que desempeñó el Imperio romano de oriente en la Historia de Europa, me ha triturado unas cuantas falacias que tenía en la cabeza y me ha hecho captar con mejor y más dramático enfoque el alcance de nuestro fanatismo religioso y nuestra brutalidad salvaje, por no mencionar el modo en que hemos manipulado la Historia para quedar más bonitos en ella, y más protagonistas.
     Supongo que Brownworth, en su intención de amenidad divulgadora, habrá incurrido en grandes simplificaciones e incluso en errores más o menos tendenciosos. Investigarlo está al alcance de cualquiera, pero dudo que haya muchos entre nosotros, entre los lectores de Lost to the West, que vayamos en busca de una Historia de Bizancio compuesta por los mejores expertos en el tema. Creo que puede bastarnos con este libro, porque tampoco se trata de especializarse, ni de incurrir en uno de los defectos más pintorescos de los hispanos, el que consiste en renunciar al conocimiento ameno de la Ciencia porque no somos capaces de acceder al conocimiento erudito, o no nos apetece (un error disparatado en que desde luego, para burla nuestra más disparatada aún, no incurren los americanos). Dicho lo cual no niego que buena parte de mi disfrute con Lost to the West estuvo precisamente en la búsqueda de más detalle sobre cuestiones que me despabilaron el interés. Muchas. La curiosidad es la madre de todas las virtudes.

No sé si hay traducción española. Parece que no.

1 Pero no descarto que fuera Oteiza. Creo que la entrevista se publicó en la revista EL ESPAÑOL.
2 Europa Occidental tardará 118 años en reaccionar ante las consecuencias de la caída de Constantinopla, en una batalla naval que Cervantes, con una ingenuidad digna de mucho mejor causa, llamó «la más alta ocasión que vieron los siglos».

Anuncios
  1. rafael
    2011/12/21 en 10:28

    Celebro su curiosidad y que saque a relucir un episodio tan interesante de la Historia como Bizancio. Es cierto que sabemos muy poco sobre aquel imperio. Yo leí con gusto “La caída de Constantinopla “, de Sir Steven Runciman. En este libro se da un repaso somero a los acontecimientos precedentes que llevaron a la pérdida de Constantinopla en 1453 y sí, claro, también cómo se la dejó caer y quiénes.
    Hay una frase en su texto que no he llegado a comprender. Si pudiera aclararme qué quiere decir con : ” renunciar al conocimiento ameno de la Ciencia porque no somos capaces de acceder al conocimiento erudito, o no nos apetece (un error disparatado en que desde luego, para burla nuestra más disparatada aún, no incurren los americanos)”.
    Gracias y saludos,

    • 2011/12/21 en 12:47

      De Runciman yo he leído la HISTORIA DE LAS CRUZADAS, un libro que también le absorbe uno el interés, pero de lectura menos amena que este LOST TO THE WEST.
      Y sí, reconozco que la frasecita no me ha quedado muy clara. Quiero decir que en España tendemos a despreciar las obras de vulgarización, los trabajos en que se intenta explicar al lego, sin demasiados tecnicismos, o explicando éstos con claridad, alguna cuestión abstrusa. Viene a ser como si solo aceptáramos lo más elevado del conocimiento y que, en vista de que casi todo él nos resulta inaccesible, prefiriéramos la pura y puta ignorancia antes que llegar a ellos por una vía accesible a casi todas las entendederas. En Estados Unidos, en cambio, los libros de divulgación son muy apreciados y muy leídos (y me han sido utilísimos para hacerme idea de lo que ignoro)…
      En cierto modo, el éxito de espacios como REDES contradice lo que afirmo sobre la actitud española, pero bien podría ser porque su presentador —cuyo nombre siempre se me olvida y con quien tuve mala experiencia el día en que me invitó al programa para hablar de internet— sea bastante hábil en algo no muy positivo: hacer creer al espectador que está entendiendo lo que en realidad no entiende (y, me temo, tampoco entiende el propio presentador). No sé. Saludos.

      • rafael
        2011/12/21 en 20:47

        Y peor es cuando se toman las novelas históricas como referencia…pero ese sería otro tema.
        Puede ser que se deba también al tema, quiero decir a la Historia. A mí me parece que los españoles estamos más dispuestos a leer un libro divulgativo sobre, no sé, astronomía, que sobre la Historia. Lo que quiero decir es que los españoles tenemos poco interés en la Historia, lo que en parte podría explicar el éxito del programa REDES. Un tema muy largo sería entrar en el porqué de ese desinterés por la Historia entre los españoles. Mejor dejarlo aquí, que es tema escabroso.
        Voviendo a los libros divulgativos, Breve historia del tiempo, de Stephen Hawking fu bestseller mundial y en España también se vendió mucho. Por cierto, libro muy recomendable y de lectura muy amena.
        Saludos y Felices Fiestas y salud para 2012.

        • 2011/12/30 en 23:58

          Gracias, Rafael. Lo cierto es que en España nunca han prosperado los libros de divulgación, como los viejos Pelican o los Que sais-je? Será porque aquí nacemos sabidos en todo. En cuanto a la Historia, en concreto, valga recordar que el manual de García de Cortázar fue best-seller. Siempre hay excepciones.

  2. 2011/12/20 en 18:34

    ¿No fue precisamente Pla el que dijo lo de la memez de leer novelas más allá de los cuarenta años?
    JL

    • 2011/12/20 en 19:03

      Estoy casi seguro de que fue un escultor, José Luis; y Pla no esculpió mucho, que yo sepa. 🙂 De esto hace muchísimos años: era yo un juvénculo y todavía se publicaba la revista EL ESPAÑOL, de la que, por cierto, no encuentro huella en Google (habrá algo, seguramente; he buscado muy de prisa).

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: