Inicio > General > Vituperio doble de Ignacio Echevarría

Vituperio doble de Ignacio Echevarría

2011/09/01

Una amiga, muy amiga, me pregunta:

¿Puede ser cierto que Ignacio Echevarría (el crítico) sea hermano de Lucía Etxebarría (mal llamada escritora)?

No es cierto, claro, pero me dio por buscarlos a ambos, a Lucía y a Ignacio, en la Wikipedia. Y miren lo que trae la principal fuente de información del mundo (hic et nunc) sobre un crítico literario a quien yo coloco en el reducido grupo de hombres de letras cuya opinión puede y debe valorarse, porque no se la dictan:

Ignacio Echevarría
De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ignacio Echevarría (Barcelona, 1960) es un crítico literario destacado por pésimas criticas en el ámbito literario español y latinoamericano.
Trayectoria
Ignacio Echevarría, que se licenció en Filología hispánica en Barcelona. Trabajó cinco años con Tusquets Editores donde fue despedido a causa de su ineptitud y bochornosos trabajos. Lamentablemente Echevarria en 1990 redirigió su carrera hacía la critica literaria . Con varios centenares de pequeñas y pésimas reseñas de folio y medio y con cinco palabras claves: "Este" "amigo" "mio" "escribe" "bien".Ha colaborado en ediciones importantes enchufado por sus amigos editores, como la de Jorge Volpi realizada por Alfaguara. Ha divulgado a escritores como Bernardo Atxaga, Antonio Muñoz Molina, Guillermo Cabrera Infante o Carlos Franz.
Las únicas obras que ha escrito en toda su trayectoria literaria es la compilación de algunos de sus pésimos artículos "Trayecto" y "Desvíos". Nombres que dan una idea de su interés en los mapas de carretera.
Escribió muchos años en El País, en el suplemento cultural Babelia, del diario madrileño. Dejó forzadamente ese trabajo en 2004. Para incorporarse en un periodismo sensacionalista y de derechas que se evidencia en sus mas recientes escritos en el cultural de "El Mundo" (de Madrid) y para el suplemento de artes y letras de El Heraldo de "El Mercurio" de Santiago de Chile.
Selección de escritos
Trayecto. Un recorrido crítica por la reciente narrativa española, Editorial Debate, 2005 ISBN 978-84-8306-625-6
Desvíos. Un recorrido crítica por la reciente narrativa latinoamericana, Santiago de Chile, 2006.
The Paris Review. Entrevistas: el arte de la ficción, Barcelona, El Aleph, 2007, compilador e introductor, ISBN 978-84-7669-780-1
"Epílogo" para Pablo Silva Olazábal, Conversaciones con Mario Levrero, Montevideo, Trilce, 2008, ISBN 978-9974-32-470-1.
"Prólogo" a Mario Levrero, La ciudad, Barcelona, DeBolsillo, 2008, ISBN 978-84-8346-789-5.

Es lo malo que tiene Wikipedia: cualquiera, en cualquier momento, puede retocar cualquier información y convertirla en basura insultante. (Reproduzco el texto, en vez de dar el enlace al artículo de la Wikipedia, porque es muy probable que alguien lo haya denunciado ya y que esté eliminado o modificado.)

Anuncios
  1. Cristine
    2011/09/22 en 18:43

    Parece un chiste.

  2. Liu
    2011/09/03 en 13:06

    Debió de aprender mucho Ignacio después de que lo “echaran” de Tusquets. Trabajé con él en el 92, en la colección de biblioteca clásica de Crítica. Creo que ha sido el “jefe” o editor menos histérico –nada histérico, de hecho– con el que he trabajado nunca. Lo malo es que no sirvo para corregir erratas. Luego he topado con una tropa de ¿editores? puteros, estafadores, hijos de papá, pelagatos, marujas licenciadas o simplemente cretinos que no han llegado a compensar a las dos o tres -editoras, qué casualidad– con las que no ha habido sobresaltos. De hecho, como no puedo manejar el estrés de soportar a todos esos gilipollas, que no se sabe cómo han llegado a editores, llevo un par de años buscándome la vida fuera de España.

  3. 2011/09/02 en 23:10

    Sí, tienes razón, todos los sabemos: internet, en general, no puede prolongarse mucho más, tal como está. Pero, mira, mientras dura, los precursores lo estamos disfrutando. 🙂

  4. Fernando del Valle
    2011/09/02 en 19:04

    La Wikipedia es una paradoja; un accidente histórico. Una utopía que, desafiando la lógica y contra todo pronóstico, ha terminado funcionando.
    Entonces nos quedamos todos mirándonos, a ver qué demonios hacemos ahora con ese Frankenstein que corre ciego y desbocado por una red global que tampoco hemos terminado de entender y asimilar.

    Todo el que conozca un poco ese invento de la wiki sabe que, le guste o no, la prerrogativa de la edición libre e inmediata es sólo una fase inicial, digamos “juvenil”, y que no puede prolongarse indefinidamente en el tiempo.
    Hace tiempo que se estudia cómo evitar eso sin que la wiki deje de ser la wiki, y de hecho en la versión alemana hace tiempo que que se cambió el sistema. Ahora los anónimos pueden editar, pero sus ediciones sólo son visibles cuando alguien las autoriza. Eso no garantiza la veracidad y la exactitud del contenido, desde luego, pero elimina los vandalismos en uno o dos órdenes de magnitud.

    Pero claro, hay que ser alemán. En la wiki hispana, esto tardará todavía varios años.

    Pero llegará

  5. 2011/09/01 en 23:38

    Vale. La tontera de una enciclopedia fugaz y mesocrática a la par que resuelta y válida para consultilla de desmemoriados a los que se le coagulan u atascan los pocos datillos de referencia en la puntita de la tongue…

    Pero lo que yo hubiese dado por leer cosas así de vituperadoras y contundentes en aquellos libros de texto donde me hicieron estudiar la literatura de tanto bodoque afamado y canonizado… Un libro por ejemplo donde al hablar de Güan Gamón se contaran todas sus bondades a la par que resumiera: Platero y vos: shit happens. Lo de la godida gota, bullshiteces sumas. El cancionero gitano: pa cumpleaños del clan Flores. Alberti: con lupita. etc etc

    Menos mal que luego a la noche los cocasociatas permitieron unos años y con nocturnidad y alevosía y en Radio Nacional aquella gozada que fue Rosa de Sanatorio, el único programa “literario” que he podido seguir en mi vida sin sentir grimita o verguenza ajena.

    Me uno a la manifa: Echevarría no es hermano de la sex symbol de la letras hispanas (ya hay que tener jambre)… y su criterio literario se ejerce en aliviadora altura.

    Unque sin llegar a los niveles de uno que escribía en Cinco Días, también con bastante libertad, sospecho, y cuyas críticas eran un prodigio de lucidez lectora. ¿Aonde andará aquel gachó acentuado? Lo jecho de meno jablando de libroz. 😉

    Un saludo, Don Raimundo,
    con abrazo y jocundo

    • 2011/09/02 en 00:26

      Tiempo si leerte, Ramoon… No, la verdad: mis comentarios, que no reseñas, de CINCO DÍAS eran quizá literatura, mire usté por dónde, pero no crítica literaria.

  6. 2011/09/01 en 22:39

    Alucinante

    • 2011/09/02 en 00:28

      Últimamente no para uno de alucinar. Aunque este caso, a fin de cuentas, es más llevadero: obvio resentimiento personal, sin repercusión en Bolsa. 🙂

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: