Inicio > General > Gobierno de coalición

Gobierno de coalición

2011/08/30

Imagina uno a Angela Merkel (que nació en 1954 y, por consiguiente, no puede ser hija de Hitler, como se viene afirmando con insistencia en los mentideros de internet) (a no ser que creamos, como también se cree en otros mentideros, que Hitler no murió en el búnker y que engendró una hija a los 65 años con alguna alemanota de esas que criaban en la República Democrática, pero con gran vocación de servicio al Swearing Ceremony German Recruits JKBXG44aTfElReich) dando orden de que le pongan con el presidente español, como se llame, vía intérprete, claro, y dictando su instrucción tajantemente al teléfono: modifiquen ustedes su puñetera constitución para poner límite sagrado e inviolable al despilfarro, que son ustedes unos manirrotos y no hacen más que gastar pesetas en ayudar a los pobres, que parece mentira, hombre; sí, ya sé que están en el euro, pero siguen pensando en pesetas, y dese prisita, ¿eh?, que le lanzo a los mercados y se va a enterar otra vez de lo que vale un peine. Es difícil no pensar que algo así ha ocurrido viendo lo que los padres de la Patria han pactado a toda prisa, sin preguntar a nadie, a espaldas no ya de los ciudadanos (cuándo no es pascua), sino de todos los demás políticos.
     Si me permitieran disentir un poquito de la protesta progre a que ha dado lugar lo supra, diría que la ofensa no está en que se modifique la constitución sin preguntarles antes a los ciudadanos en un buen referendo, sino en que Zapatero, Rajoy y compañía se empeñen en seguir disimulando, en hacernos creer que conservan algún poder, que pueden tomar alguna decisión independiente; que, en lo tocante a las habichuelas, va a haber alguna diferencia entre que gobierne la erre del PSOE o la erre del PP1. Uno les quedaría agradecido si mañana o pasado aparecieran ambos juntitos en la tele —con Rubalcaba al fondo— y nos dijeran: «Mirad, queridos conciudadanos y conciudadanas, son lentejas: hay que cambiar la constitución para poner un cepo súper legal al endeudamiento. Ordenes de fuera. Como decían nuestro clásicos: aquí, la más principal hazaña es obedecer. Y punto».
     Los ciudadanos, entonces, tendríamos que constituirnos en un tremendo asambleón y plantearnos la única pregunta que me parece válida en este momento: ¿vamos a rendirnos a la plutocracia de los cleptócratas o vamos a montar un tinglado de desobediencia activa y pasiva a sus mandatos, y a ver qué ocurre cuando empecemos a no pagar, cuando nos salgamos del euro y de Europa, cuando nos declaren enemigos de la raza rica?
     No sé, la verdad. Mi opinión ya no vale, porque yo voy a vivir pocos años, y las consecuencias de una rebelión como la que estoy sugiriendo se alargarían durante muchos decenios (tantos como se alargaron las consecuencias de nuestra antipática gestión del Imperio donde no se ponía el sol).
     Pero si vamos a rendirnos —lo comprendería, en serio—, habrá que pensar en otras posibilidades de gestión: para la derrota absoluta, convendría que no nos gastásemos el dinero en elecciones inútiles y nos montásemos un gobierno de coalición en que participaran todos los partidos políticos. Lo digo en serio. Por lo menos, que la unión haga la ¿fuerza?

1 En  lo no tocante a las habichuelas, en cambio, en las decisiones que los políticos españoles aún están autorizados a tomar libremente  por sí mismos, las diferencias entre el PSOE y el PP pueden ser brutales, terroríficas, de darse de baja en el país: Iglesia, aborto, derecho de familia, ayudas a los necesitados, medicina, enseñanza…

Anuncios
  1. rafael
    2011/09/03 en 11:55

    La manera en que se ha lanzado la reforma de la constitución es de una gran cobardía política: en agosto, por un presidente que ya no gobierna ante la proximidad de unas elecciones que saben perdidas. Uno se queda mudo ante nuestro panorama político. Este mal gesto antidemocrático nos habla de la chabacanería de nuestros políticos, de su falta de preparación, de su imprevisión, de su sentido del oportunismo mal entendido, de su capacidad de improvisar siempre a costa de la democracia…y mejor paro aquí que me estoy calentando. Siniestro último legado (¿será el último?) que nos deja Zapatero antes de irse.
    Es posible que esa reforma sea necesaria. Pero debería discutirse. Como dice Antonio Gutiérrez en este artículo http://www.publico.es/espana/394356/marcara-una-penosa-travesia-para-el-psoe , tendría que haberse debatido. Después decimos que todos los políticos son iguales. Pues no, resulta que en Alemania debieron estudiar la cuestión hace años, y estuvieron debatiéndola tres años. Eso es lo que falta aquí: que nos expliquen, que se debata, que hablen los técnicos, porque si dicha reforma tiene por fundamento razones económicas, ¡que nos las expliquen!, que hagan públicos los datos. Pero no, tanta previsión y planificación y un debate de 3 años es impensable en España. Será por eso que dicen que somos una “democracia joven”. ¡¡Y cuándo diantres vamos a entrar en la madurez!!.
    Nos hacen falta líderes políticos que traten a los españoles como a gente adulta.

    • 2011/09/03 en 12:06

      Me temo, Rafael, que el hecho de que la cuestión se haya debatido en Alemania se considera razón suficiente para aplicar la medida en los demás países. Quizá no nos quede más remedio que aceptar lo evidente, es decir que ya no nos queda ni una pizca de independencia, o que solo nos queda para perder el tiempo en nuestras quisicosas internas. A mí creo que solo me queda ya una esperanza: el futuro es siempre impredecible.

  2. hector
    2011/09/01 en 21:00

    a) la Grossekoalition es lo que tiene montado la Merkel , con lo que, si nos dedicamos a eso, en el fondo le estamos haciendo el juego (o por lo menos, seguidismo) .
    b) hubiera tenido sentido – si no fuésemos tan celtibéricos – el 2008.

    A estas alturas, bajo el gobierno de un émulo de Segismundo Casado, no tiene sentido ninguno. Esperemos tranquilamente a que nos rescaten : todo esto es tan “gordo” que no se puede caer. Eso sí : rebusquemos por los cajones las viejas pesetas. Dentro de poco nos van a hacer falta.

    • 2011/09/02 en 00:30

      Rasquemos. Algo habrá que rascar, desde luego…

  3. Liu
  4. Enrique J.
    2011/08/30 en 16:03

    Sobreviviese o no el Führer de los alemanes (*) algunos conspiranoicos ya han pensado en lo que tú dices: Merkel fue producto de la ingeniería genética. 🙂

    Pero si prescindimos de lo absurdo del asunto atribuirle tal ascendencia no deja de ser algo simbólico de aquello en lo que se está trasformando la Unión Europea. Merkel no es la hija de Hitler pero la UE sí empieza a parecerse al Reich.

    (*) ¿De verdad Hitler murió en aquel bunker? Menuda dedicación a la causa. Seguro que tuvo oportunidades para escapar y seguro, también, que hubiera encontrado anónimo cobijo. Pero, claro, Hitler estaba loco y era muy capaz de suicidarse por sus ideales. Lo dicen en todas las películas.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: