Inicio > General > Las editoriales hispaniolas tampoco se enteran de nada.

Las editoriales hispaniolas tampoco se enteran de nada.

2011/06/21

La hoja informativa mensual de Kindle (es decir de Amazon) airea dos noticias que me parecerían estremecedoras si en este momento no tuviese la cabeza en cuestiones más agobiantes (es decir, perdónenme la insistencia —léase con un deje de cansancio muy harto—: en el despojo a que nos está sometiendo la canalla financiera, cada día que pasa, cada hora que pasa, cada segundo que pasa, mientras los economistas histéricoliberales les hacen la ola; y los políticos). La noticia que va en primer lugar comunica al mundo que un tal John Locke se acaba de convertir en el primer autor publicado independientemente que ingresa en el Kindle Million Club (es decir el Club de los Vendedores Millonarios de Kindle). Estamos hablando, señoras y señores, de un autor que publica sus propios libros, sin mediación editorial, valiéndose del sistema Kindle Direct Publishing que amable y generosamente pone a nuestra disposición Amazon… El tipo —John Locke— ya era famosón antes, pero su decisión de prescindir de toda editorial sienta precedentes que deberían provocar convulsiones esenciales en cualquier editor sensato.

imageLa noticia que va en segundo lugar dice, literalmente: «“Nuestros clientes ya se están inclinando con más frecuencia por los libros Kindle que por los libros impresos. Teníamos grandes esperanzas de que algo así acabaría ocurriendo, pero nunca imaginamos que ocurriría tan pronto: llevamos quince años vendiendo libros impresos, y solo cuatro vendiendo libros Kindle”, afirma Jeff Bezos, fundador y presidente de Amazon.com. A partir del pasado primero de abril, Amazon.com vende 105 libros Kindle por cada 100 libros impresos, incluidas todas las modalidades de edición (tapa dura, rústica, bolsillo sin versión Kindle). No se incluyen, en cambio, los Kindle gratuitos, que, de entrar en el cálculo, harían la diferencia mucho mayor».
     Hace unos días (unos diitas, no más), Mario Muchnik, gran editor hispano de considerable peso en la historia reciente de nuestra publicación de libros, decía, no sé si solemne o acongojadamente, en una entrevista promocional de su Oficio de editor:

P.-¿Cuándo calcula que en el metro irá más gente con libros electrónicos que de papel?
R.- Yo creo que lo del libro electrónico es una moda que va a durar poco, unos años nada más. Nadie quiere irse de vacaciones con 500 libros. Como mucho te llevas dos o tres. Yo lo veo útil para los escolares que se parten el espinazo acarreando mochilas y para profesionales que sí necesitan consultar muchos libros para su trabajo: periodistas, editores, investigadores… Para mí es un juguetito que debería venderse en las mismas tiendas donde se vende el cubo de Rubbick [sic: sobra una be, pero la culpa no es de Muchnik], los juegos de magia y todo eso…

Esto, señoras y señores, es lo que se llama negarse a percibir la realidad1. No solo. También es negarse a tomar las medidas pertinentes para que el mundo editorial no se vaya a freír puñetas. A lo mejor es lo que hace falta: que el mundo editorial, tal como ahora existe, se vaya a freír puñetas, y que las fría en amena compaña con el mundo político. Es un hecho: no se enteran de nada. Y además lo niegan todo.

1 Algo que podría considerarse normal en un caballero de ochenta y tantos años como don Mario Muchnik, o de setenta y uno como un servidor de ustedes; pero es que, créanme, por favor, el veterano editor queda como una especie de visionario profético comparado con buena parte de sus colegas más jóvenes.

Anuncios
  1. Enrique J.
    2011/07/12 en 13:32

    Ahí queda esto:
    http://thelostdreamer.wordpress.com/2011/07/12/un-libro-electronico-a-25-euros-lo-va-a-comprar-su-puta-madre/

    Y luego llorarán y nos llamarán piratas y seremos malvados y que mire usted qué canallas que les robamos el pan de sus hijos. Pero, ay, qué poquita pena penita pena que me darán.

  2. 2011/06/21 en 16:21

    Que no es cuestión de edad lo prueba mi madre, que es mayor que Muchnik y está tan contenta con su libro electrónico. Y sí, las editoriales españolas da la impresión de que no pusieron sus barbas a remojar con lo de la música y las películas.

  1. 2011/06/21 en 14:08
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: