Inicio > General > Violencia: NO / PERO (cada vez más indignado)

Violencia: NO / PERO (cada vez más indignado)

2011/06/16

Hay que entender que estos individuos (los parlamentarios catalanes ultrajados por el 15-M y atacados a brochazos y coscorrones por no se sabe quién, quizá profesionales de la agitación PINCHE) se juntan, se acuadrillan, con intención de cometer una serie de villanías: de pactar más recortes sociales, de reducir aún imagemás los servicios públicos, de limitar las ayudas a los necesitados, de privatizar la sanidad, para, con los ahorros, pagar lo que se debe a las corporaciones y sus dueños. No son buena gente, aunque los haya elegido el «pueblo». Pero tampoco es cosa de partirles la crisma a pedradas, porque por esa vía no vamos más que al desmorone del movimiento. Hay que explicar los motivos. Hay que publicar en todas partes —de pequeña red en pequeña red1, hasta cubrir las enormes— que las elecciones están muy bien y son muy democráticas, pero que su validez puede y debe ponerse en duda cuando los electores no han recibido la información necesaria para decidir su voto, o cuando —como acaba de ocurrir en España— ningún partido político ha ofrecido alternativas factibles a una catástrofe innegable, es decir a la incautación de la sociedad por la canalla financiera. Ante una situación así, quizá esté llegando el momento de apelar a la revolución, es decir a la cancelación provisional de las normas, mientras se crea un nuevo orden. Es verdad, sin duda alguna, que la voluntad popular expresada en las urnas no puede alterarse a base de algaradas callejeras, es verdad que en democracia la voluntad de los ciudadanos debe expresarse mediante el voto, no mediante manifestaciones multitudinarias más o menos creíbles y valorables. Es verdad. Pero no es menos verdad que no existe en este momento ningún método más eficaz para comunicar a los ciudadanos lo que verdaderamente está ocurriendo: el 15-M, en unos pocos días, ha contribuido más a la concienciación de la gente que cualquier otro intento en el mismo sentido (si alguno hubo que pesara algo). Todos los medios trabajan a favor del poder establecido. Las personas a quienes se nos está privando de gran parte de nuestros derechos arduamente conseguidos estamos dejadas de la mano del poder, no podemos contar con la ayuda de nadie con capacidad de influencia en el poder. Nos están violando y tratan de convencernos de que es por nuestro bien, para que los riquísimos puedan traspasarnos sus megarriquezas sin ninguna clase de trabas. Locos histéricos de la economía liberal, como «nuestra» Aguirre o la Merkel de los alemanes, o el plantel entero del FMI y la UE, prefieren el bien de un banco al bienestar de millones de personas PINCHE AQUÍ. Y no hay nada que podamos hacer para defendernos por las vías democráticas habituales. Aquí, en España, unas elecciones en las que no votamos la mitad de los ciudadanos nos han comprometido por cuatro años, en autonomías y municipios, con políticos que no tienen la menor intención de enfrentarse a la canalla financiera internacional. Dentro de unos meses, otras elecciones nos casarán por la Iglesia, otros cuatro larguísimos años, con la misma turba de incapaces o ladrones.

¿Qué nos queda, pues? ¿Darles besos en la boca o acecharlos por todos los rincones, a la puerta de todas las guaridas en que se refugien, denunciando sus fechorías a gritos y carteles? Todavía no pido que se les pongan cepos en las ladronas manos y se les coloque en la picota. Pero si siguen insistiendo en no enterarse, o en hacer como que no se enteran, en permitir que se nos despoje de los derechos más elementales, habrá que pensárselo. Habrá que pensárselo.

1 Conviene comprender que en este momento cada uno de nosotros es una pequeña red que se comunica con otras pequeñas redes, comunicadas con otras pequeñas redes, comunicadas con otras pequeñas redes… Hasta, quizá, conseguir la red universal. Yo se lo traslado a 300, 300 se lo trasladan a 300×300, 300×300 se lo trasladan a 300x300x300, y en menos de lo que canta un gallo rojo estamos en los millones… Ya sé: son las cuentas de la lechera; pero ya va siendo hora de que alguna vez no se nos caiga el cántaro al suelo, puñetas.

Anuncios
  1. Enrique J.
    2011/06/18 en 13:24

    nemoutis :
    Pero seguimos votándolos. Hasta cuándo.

    Mientras los presenten. Si pusieran en listas a un violador también le votarían. ¿No votaban a Batasuna cuando sólo eran la carETA? Siempre hay quien les va a votar y siempre hay quien va a votar a los partidos “de siempre” presenten a quien presenten. ¿Por qué? No lo sé aunque espero que sea por desconocimiento aunque también puede que hayan asumido que la corrupción es inevitable gobierne quien gobierne. Sería interesante que un votante de Fabra nos explicara sus motivos. En la Muela, por ejemplo, muchos defendían a la alcaldesa, corrupta hasta las cachas, porque, a pesar de todo el dinero que se había llevado, había enriquecido al pueblo y a sus habitantes. Algunos negaban que hubiera robado pero los más tenían una postura pragmática, razonaban un “sí, nos ha robado, pero también nos ha dado. Los anteriores a lo mejor también robaban pero nunca nos dieron”. Así que…

  2. 2011/06/18 en 06:49

    Buenísimo artículo, Ramón. Y el comentario de Fernando del Valle está a la altura. Además de ser el dadaísmo económico, agrego, es el teatro pánico que escenifica lo económico.
    Esto podría ser un excelente chiste de Gila o de Groucho Marx, si no fuera porque es real. Yo lo metería dentro del esperpento valle-inclanesco. Cuándo nos despertemos del todo de este sueño que es la vida, me temo que no podremos rematar la frase con _Y los sueños, sueños son-.

    • 2011/06/18 en 11:51

      Gracias, Lisabibi. El artículo, más que bueno o buenísimo, es visceral… De lo que está pasando puede que algún día salgamos; y las gentes de las generaciones venideras no entendrán ni cómo pudo ocurrir, ni cómo pudimos soportarlo. Pero, ya ves: el mundo feudal, brutalmente injusto, sostenido, entre otros poderes, por la Santa Iglesia (que, en resumidas cuentas, propugna su reimplantación), duró siglos. Esperemos que esta vez la catástrofe sea más corta.

  3. Ramoon
    2011/06/18 en 00:12

    Ya sé que no sirve para lo que aquí se viene parlando… pero lo siento, hace ya mucho tiempo que mi único gesto social se circunscribe a esta violencia (de géneros)

    Todo lo demás me terminó dejando tan desilusionado que lo borré de mi disco duro, implique eso la derrota segura que implique…

    Y no es que no sepa que qué tendrá que ver una cosa con la otra… (como si ustedes no hicieran el amor además de) pero es solo que la otra, como digo, la borré… Digamos que soy un ñú que se apartó de la manada asqueado incluso de esa palabra tan bonita: humanidad, civilización… Ni siquiera ese movimiento social me inspira menos asco que el asco contra el que se movilizó… (¿misantropía ya irresoluta y suma?)

    Y no es que no sepa que esta opción o huida hacia el sur no sirve para enfrentar el día a día evitando esas lacras contra las que aquí se proponen “soluciones” con envidiable actitud de mejorar las cosas… es decir que haciendo el amor no evitará nadie el nabo inoportuno y en el culo del banquero y demás maderos… pero es posible un cierto Alzheimer autoprovocado… lo cual no deja de ser un gesto más de la vanitas egolatrorum… ¿acaso no quedó Narciso abatido de sí y con una preciosa flor en el culo?

    Les envidio su no cejar, amigos, he de decirlo…

    • 2011/06/18 en 11:54

      Bueno, chico, pues persevera en la envidia; por ahí te puede venir el sanpablazo. Digo yo.

  4. 2011/06/17 en 03:18

    Grandiosa exposición y la foto de los policías no tiene desperdicio.

  5. Fernando del Valle
    2011/06/16 en 23:54

    No, qué va. El circuito no es ese: son los bancos los que no tienen un duro, pero como por lo visto los bancos no se rigen por el mismo sistema legal que las zapaterías o las fábricas de perchas, en vez de quebrar, ser intervenidos o ser nacionalizados, el estado les da un auténtico montón de pasta y siguen como si nada.
    Pero claro, tras darles ese montón de pasta, es el estado quien se queda sin un duro y tiene que emitir deuda, y ahí es cuando los bancos, con el dinero que les ha dado el estado, compran deuda del estado. O sea, la sublimación del proceso: antes los bancos te prestaban dinero y se lo tenías que devolver con intereses; ahora eres tú el que les prestas dinero, y además les pagas intereses por prestárselo.

    Ni a Gila se le habría ocurrido algo tan absurdo. Es el dadaísmo económico.

    • Fernando del Valle
      2011/06/17 en 00:09

      Por cierto: hasta ahí el cabreo. La violencia viene cuando observas que los responsables de ese desaguisado, en lugar de estar en la cárcel o durmiendo entre cartones, se regalan un bonus de dos millones de euros por ser tan buenos gestores. Cuando me imagino sus reuniones sólo puedo visualizarlos cayéndose de las sillas llorando de la risa.

      Lo decía Clint Eastwood en una peli: “hay veces en la vida de un hombre en que uno debe liarse a puñetazos, incluso aunque sepa que va a perder”.

  6. 2011/06/16 en 23:05

    Creo que los que tienen la sartén por el mango desgraciadamente se valen de cualquier acto para intentar hacer ver a la sociedad que los “indignados” son un atajo de gente sin ideas, principicios y moralidad. Hay que demostrarles que el pueblo también es capaz de pensar y reaccionar ante situaciones como las que vivimos actualmente. Están acostumbrados a que agachemos la cabeza y asi decidir y manipular a su antojo

    • 2011/06/17 en 07:43

      Pues sí, evidentemente. Lo han hecho, lo harán, lo seguirán haciendo. Y hay que denunciarlos cada vez que lo hagan. Habría incluso que buscar el modo de llevarlos ante los tribunales de justicia. Seguro que algún buen abogado lo encontraría.

  7. piako
    2011/06/16 en 22:16

    A estas altura los bancos y el estado son lo mismo porque Zapatero les obliga a comprar deuda española, llámese 69 institucional o Quid Pro Quo.

    • 2011/06/17 en 07:45

      Ya. El malvado SúperZapatero obliga a los bancos a comprar deuda española. Qué bonito círculo vicioso.

      • hector
        2011/06/17 en 19:56

        El círculo es aún más perfecto, si cabe.No son solo los bancos. La Seguridad Social está hasta la colcha de deuda pública española . Si ya era difícil cobrar la pensión, esperemos que las cosas no se doblen “a la griega” . Alguno dice por ahí que los bancos deberían quebrar como las fábricas de perchas… por el bien de todos, esperemos que no ocurra.

        • Enrique J.
          2011/06/17 en 22:08

          Los Bancos no pueden quebrar, de acuerdo, pero la solución tampoco es premiarles si no nacionalizarlos e investigar sus cuentas para detectar los fraudes y el blanqueo de dinero en paraísos fiscales proveniente de los más criminales negocios y que sus directivos den, al fin, con sus huesos en la cárcel por crímenes contra la humanidad. Puro sentido común que no se está aplicando porque quienes lo tienen que aplicar, los políticos, los jueces, etc está a sueldo de los genocidas.

          • 2011/06/18 en 11:57

            No nos importa. Tenemos en puestos de mando financiero, municipal, autonómico, político, a un montón de individuos cuya culpabilidad en determinados hechos quedó judicialmente desmostrada, pero que no cumplen condena porque sus delitos han prescrito. El de Castellón, como se llame. El propio Botín, dueño del gran botín. Tantos. Pero seguimos votándolos. Hasta cuándo.

  8. 2011/06/16 en 18:02

    Ya. Qué puedo decir.

  9. 2011/06/16 en 14:12

    Por un lado está uno harto del recurso fácil de la violencia. Violencia por todas partes a la menor justificación. Sinceramente harto.
    Pero por otro esos políticos aprovechando cualquier descuido para sacudirse todas las protestas de los hombros con un leve manotazo, para – como si no supiéramos cómo han sido elegidos, con qué artimañas propagandísticas han conseguido esos votos – esgrimir sus miles de votantes como si fuera un escudo contra su, no incompetencia, que incompetentes somos todos quien más quien menos, su infame mala gestión interesada, dan ganas de vomitar. Que se atrevan a usar esos votos como si los votantes fueran una mayoría feliz que reposa en sus claros hograres y va por la calle sonriendo y dando saltitos de felicidad gracias a su gestión, es para ponerse enfermo. Y entonces, cuando uno se ha negado el recurso de la violencia solo le queda vomitar.

    • rafael
      2011/06/16 en 17:37

      Por una parte, no creo que la violencia sea un recurso fácil. No para la gente normal, no en nuestra sociedad a la que se le ha cercenado la capacidad de usar ese recurso que ahora no sabe emplear, posiblemente para bien general. Pero.
      Por la otra parte, ¿y cuando hayas vomitado hasta la bilis?.

  1. 2011/06/18 en 12:36
  2. 2011/06/16 en 19:03
  3. 2011/06/16 en 16:38
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: