Inicio > General > Otra vez Pippa, perdonen

Otra vez Pippa, perdonen

2011/05/16

Dirán ustedes que me voy encasquillando con Pippa Middleton, pero es que la buena señorita está resultando un revoltijo de sorpresas hispanas. Ahora que disfruta unos días de Madrid, of all places, ¿dónde creen ustedes que va a divertirse con los amiguetes? Al estanque del Retiro. Ahí tienen las fotos:

article-0-0C141FFF00000578-380_634x336
article-0-0C1444FA00000578-108_306x423 article-0-0C14501F00000578-304_306x423

[Oigan, que no es broma. Miren este enlace.]

Uno, inevitablemente, se pregunta: ¿Qué operación comercial habrá detrás de semejante periplo?1 ¿Pretende Gallardón vender el estanque del Retiro a algún ricachón británico? O, más candorosamente: ¿De veras les parece guay o cool , o culiguay, a estos señoritos ingleses, acostumbrados al yaterío ibicenco, montarse en una barca manchega a remar un rato y tomar el sol, no menos manchego? Qué choque, ¿no?

1 Sabrán que periplo no significaba viaje, así, por las buenas, como nos han impuesto los periodistas ansiosos de sinónimos que los ayuden a no repetir palabras (norma número uno del fino estilo de redacción que, al parecer, se aprende en Periodismo), sino navegación en redondo, navegación en torno a una isla, por ejemplo. O sea que los periplos que se marcaba el beato Juan Pablo II por el Congo no eran muy etimológicos. Claro que en la Iglesia nada es muy genuino: a nada que se escarbe, salen a relucir las etimologías paganas, los plagios de otras religiones y culturas.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: