Inicio > General > La clase empobrecida

La clase empobrecida

2011/03/10

Lo pienso sin alegría —porque cómo querer algo así—, pero ¿no estamos ya metidos en una guerra de clases? ¿De qué nos sirve seguir disimulando, haciendo como si no fuera con nosotros? Un diez por ciento de los ciudadanos de Occidente y Cía. se ha lanzado al pillaje absoluto y, evidentemente, piensa quedarse, se está quedando con toda la riqueza del planeta. En el noventa por ciento restante, cada vez más acongojados ante las perspectivas que nos ofrece nuestra propia vida, estamos todos los demás. Dentro de muy poco, ya no tendremos ni para barricadas.  No somos clase obrera, somos la nueva clase empobrecida.

karl_marx_01-206x300

Anuncios
  1. Lisabibi
    2011/04/23 en 05:20

    Pero si el problema es gordísimo. Ya hay un montón de gente que no tiene ni para sucedáneos. En el momento de las vacas gordas, la gente no se enteraba todavía de la que estaba a punto de caer. En estos momentos ya hay un montón de gente que ha perdido su casa, y encima le tienen que seguir pagando la deuda al banco. A lo largo de la historia ha habido siempre barricadas, y las seguirá habiendo.
    La gente tiene un límite de aguante para la desesperación. ¿Estáis seguros de que si ésto sigue así la gente se va a quedar cruzada de brazos? Yo creo que no, aunque resulte a posteriori inútil. El tiempo dirá, y yo creo que no falta tanto como nos creemos. De momento, ya está pasando algo que hasta no mucho era inimaginable. El FMI está llamando al orden a USA, y ha augurado que para dentro de muy poquito, la hegemonía mundial la tendrá China.

  2. Liu
    2011/03/16 en 12:28

    No termino de entender estas quejas, que tenían más sentido en tiempos de vacas gordas, es decir, durante el boom del ladrillo, de las superproducción editorial. Hace décadas que se nos están ofreciendo sucedáneos, y sobre todo en el mundo de la literatura, de modo que de aquellas lluvias estos lodos, etc., etc.
    lo de llamar a las barricadas parece también un apetito de hacer deporte o de ser joven. Sabemos que después de las barricadas siguen períodos de conservadurismo impenitente. Donc…

  3. Ramoon
    2011/03/12 en 02:49

    MARAVILLOSAMENTE *

    Maravillosamente es ya posible
    desayunar temprano en Canadá
    y cenar en Madrid, un poco tarde,
    después de haber comido en pleno Atlántico.

    Maravillosamente, el mundo es
    una pequeña aldea para algunos,
    y el mismo sitio triste para tantos
    que nunca vuelan ni siquiera en sueños.

    * De la serie Poemas para los que están en las nubes, del gran escritor Jesús Lopez Pacheco

  4. Ramoon
    2011/03/12 en 00:37

    Comercialmente Karlitos da menos el pego que Ernestito para las camisetas; Ernestito es mas guarrindonguín, tiene más estilo de “Yo soy el hijo de dios y no necesito lavarme”, de ahí que sea menos conocida esa foto de revolucionario temerario del Sr. Karlitos que la de aquel otro sucio de la revolusioooom o muelte.

    No hay cuidado con eso de la pobreza me parece, los ricos ya aprendieron, dan las migajas justas para que la peña no se menee… un DVD por aquí baratico pa los domingos, un pograma de varietés pa los lunes… y musho pan y circo pa las tertulias de hogar y bar. No más gente cabreada, no más cabezas de privilegiados cortadas… Ricos sí, pero cada generación con menos pelos de tonto.

    Humanidad, si alguna vez la hubo, ya no queda, me parece, solo hombres/mujeres islas con pantalones y faldas et viceversa. Con Miguel Bosé de fondo, sí, o cualquier otro entretenido mariposón.

    Al hilo del anterior post y de la penúltima sacudida de la perra Tierra, hartita de pulgas bípedas, el técnico, supongo que japonesito, que aseguró por escrito que colocar una central nuclear al borde mismo del mar en un país temblón de por vida no tenía su peligro ¿hay que incluirlo entre los que saben más que nosotros o nos estará permitido mantearlo como pueblo obtuso e ignorante jarto ya de to?

    Un logro más de la civilización capitalista, si se quisiera ser justos dándole a los césares lo suyo, todos esos edificios en pie ante la brutal sacudida. Un terremoto así en Afganistán, Sudán o Perú y no queda vivo ni el general de la plaza del parque.

  5. hector
    2011/03/11 en 19:26

    si no es mucha molestia, ¿quién es el sr. que aparece en el grabado al pie del post este? gracias de antemano.

    • Ramón Buenaventura
      2011/03/11 en 19:32

      Ninguna molestia: Marx, Karl Marx. 🙂

  6. 2011/03/11 en 10:43

    Todavía estamos cómodos, al parecer. Llevamos muchos años notando que esto “va proa al marisco”, pero sigue siendo conversación de bar. Esto quiere decir que las cosas todavía tienen que empeorar mucho para que hagamos algo. Aquí las únicas revoluciones son las que organiza Buenafuente. Por cierto, presten atención a los que se presentan este año por Portugal al eurovisión: Homens da luta. tienen una magnífica canción E o povo, pa? (Una pequeña rebeldía portuguesa)

    ¡quiero dinero para comprarme un coche nuevo! Es el grito del pueblo.

  7. José Luis Moreno-Ruiz
    2011/03/11 en 10:10

    Sí, puede que Miguel Bosé haga una versión de “A las barricadas”…
    JL

  8. Enrique J.
    2011/03/10 en 21:53

    No te preocupes, cuando llegue el momento seguro que Ikea saca una oferta en barricadas automontables. Ya verás cómo los capitalistas intentarán hacer negocio incluso de su propia destrucción. Dicen que la revolución no será televisada pero yo creo que eso lo decidirá la audiencia. 🙂

  9. 2011/03/10 en 20:12

    No tenemos para barricadas porque nos lo gastamos todo en la hipoteca, esa eficaz cadena perpetua.

  10. 2011/03/10 en 19:24

    Y somos muchos quienes de un momento a otro nos damos cuenta que estamos siendo empobrecidos por quienes no aman nada y lo tienen todo.

    Un saludo desde http://lunare.wordpress.com/ ojala pueda pasar a dejar un comentario en mi blog, gracias de antemano.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: