Inicio > General > Gonzalo Rojas

Gonzalo Rojas

2011/02/28

Razón de no morir; y morimos.

EL FORNICIO
Te besaré en la punta de las pestañas y en los pezones,
te turbulentamente besara,
mi vergonzosa, en esos muslos
de individua blanca, tacara esos pies
para otro vuelo más aire que ese aire
felino de tu fragancia, te dijera española
mía, francesa mía, inglesa, ragazza,
nórdica boreal, espuma
de la diáspora del Génesis… ¿Qué más
te dijera por dentro?
                                 ¿griega,
mi egipcia, romana
por el mármol?
                       ¿fenicia,
cartaginesa, o loca, locamente andaluza
en el arco de morir
con todos los pétalos abiertos,
                                               tensa
la cítara de Dios, en la danza
del fornicio?
Te oyera aullar,
te fuera mordiendo hasta las últimas
amapolas, mi posesa, te todavía
enloqueciera allí, en el frescor
ciego, te nadara
en la inmensidad
insaciable de la lascivia,
                                      riera
frenético el frenesí con tus dientes, me
arrebatara el opio de tu piel hasta lo ebúrneo
de otra pureza, oyera cantar las esferas
estallantes como Pitágoras,
                                          te lamiera,
te olfateara como el león
a su leona,
                para el sol,
fálicamente mía,
                          ¡te amara!

Gonzalo Rojas, que escribió este poema, lleva una semana internado en el hospital clínico Herninda Martín, en la localidad chilena de Chillán, donde reside. Tiene 94 años y acaba de padecer un derrame cerebral.

Anuncios
  1. Rq
    2011/03/07 en 14:43

    Jo, pues en RNE se han apropiado de tu nombre, entonces. Tampoco sería de extrañar, a uno de los grupos de mi chico la Junta CyL una vez le birló un tema para un evento de promoción turística y se enteraron por otros amigos músicos. Bueno, al menos si te lo ha dicho otra persona antes que yo podemos descartar lo de que lo soñé. Salvo que alguien sueñe contigo lo mismo que yo, claro está 😀

    • Ramón Buenaventura
      2011/03/07 en 18:05

      Deben de estar emitiendo algo sobre Tánger y han tomado alguna intervención mía antigua en algún programa, o incluso en la película de Javier Rioyo. Ya digo: a mí no me han comunicado nada. Da igual, de todas formas. Es peor soñar conmigo sin mi permiso. 🙂

  2. Ramón Buenaventura
    2011/03/07 en 14:33

    Eres la segunda persona que me lo dice, lo de que estoy hablando por la radio en algún programa sobre Tánger, pero no sé nada del asunto. Beso.

  3. Rq
    2011/03/07 en 14:28

    Ey, ayer me desperté con tu voz susurrándome al oído desde la radio, hablando sobre Tánger. ¿Puede ser, o lo soñé? 🙂 Besitos.

  4. Ramoon
    2011/03/04 en 10:39

    ¡¡Esquirol!! 🙂

    Ah, no, que esquirol es otra cosa… entonceees…

    ¡¡Renegade!! 😉

    ¡¡¡Cogel-lo ahí, a ese pedazo de poeta, cogel-lo ahí, que no se escape…!!!

    Me sigue emocinando su poesía, grandullón; aun se notan, ¿non?

    • Ramón Buenaventura
      2011/03/04 en 12:39

      ¿? No entiendo el comentario, Ramoon, a no ser que estés dando por supuesto que Gonzalo Rojas lee este blog desde su lecho de hospital.

      • Ramoon
        2011/03/09 en 10:35

        Bueno, suponiendo que no este usted ejerciendo sus legítimos derechos a la modestia, aclarar tan solo la evidencia de que me refería al autor de la frase “Tampoco es que escribir poesía pueda considerarse obligatorio, ni siquiera altamente recomendable”, dicho haya sido por el autor de unos cuantos litros de versos que, cual doncella innamorata, me apabullaron y me hicieron gozar de lo lindo allende y aquende los tiempos (ando releyendo a Aulaga, cujons cuánta gozada…)

        Hacer de renegado Rimbaud a su edad, (“NO SOY POETA. Queda dicho” Buenaventura dixit, ya talludito) hombre, Don Ramón, eso es más que legítimo pero si algunos rimbaudianos que gozamos con aquellos poemazos aun le afeamos la conducta al cabroncete de Arturi turi turi turiiiii, como no decirle a usted a las claras que lo odio… si bien que a la catulona manera… 🙂 🙂 🙂

        Poetazo, a su pesar, por decreto y gracia de sus grandiosos libros y de su lector

        Ramoon

        Y ya, ya, que ya me sabo como le resbalan a usted los elogios, pero si a usted le resbalan a mi es que con escritores como usted me salen solos, inevitables sumus, pues, ambos dos.

        Dos cosas mas y de rondón:

        No sé si completó usted aquel post con su conveniente enlace pero por si las flies ofrezco aquí la entrevista aquella de la que dio usted cuenta por aquí y que siempre me parecen sabrosonas o curiosonas cuando es usted el que conversa (¿tendré buenaventuritis? Quiá)

        Y dos… recién descubro, o más bien me pongo a ello, con la poesía y propuesta radicalona de Houellebecq del que tradujo usted alguna cosa… le pregunto a las claras ¿qué le parece Don Michel? A mi hay propuestas que me están encantando de sus libros “Supervivencia” e “Intervenciones” siquiera sea porque me pillaron en época (¿qué lectura no está condicionada por el estado de ánimo? Se me ocurre inquirir)

        Saludos anacrónicos y poéticos

        PD.- Pregunta inane para un mundo bluf ¿No hay mucho de Catulo ya en Calímaco de Cirene? Recién leo sus epigramas y ando disfrutando… De hecho, Coma Berenices ¿no es una copia del catasterismo calimaquense?…Oh, Berenice, que nombre tan preziozo, es solo nombrarlo y me dan los ardores de todoz miz amorez.

        • 2011/03/09 en 11:13

          La entrevista que enlazas es cosa de una alumna mía de la UEM, que la publicó sin darme tiempo de revisarla y que luego no introdujo la considerable cantidad de modificaciones que yo le pedía. Qué le vamos hacer. Tengo una grabación de la entrevista completa, pero está hecha con la webcam de mi Qosmio portátil y el archivo resulta demasiado grande.
          De Houellebecq nunca sé qué decir. Es cierto que traduje dos poemas suyos para la REVISTA ATLÁNTICA de poesía, a petición de José Ramón Ripoll, cuando todavía el gabacho no era famoso. Y el hombre (Houellebecq) tuvo el detalle de enviarme una nota de agradecimiento… Sus libros se leen sin dolor, y reparten ideas interesantes o, por lo menos, provocadoras.
          En cuanto a Catulo y Calímaco… Hombre, es evidente que el romano leyó al griego, puesto que la única versión de El cabello de Berenice que conocemos es precisamente la imitación de Catulo. Los mejores poetas siempre eligen los mejores antepasados; los malos también, muchas veces, pero no les sale la imitación. Si te interesa el tema de las influencias, te recomiendo una lectura que a mí me fascinó, hace ya demasiados años: Gilbert Highet, The Classical Tradition: Greek and Roman Influences on Western Literature (1949). Hay edición española, excelentemente traducida, en Fondo de Cultura Económica. O había.

  5. Marian
    2011/03/03 en 00:48

    Preciosa la poesía, intentaré leer más del mismo autor. Vivan sus 94 años, que yo tengo un padre de esa edad pero de escribir poesía, nada de nada. Viva la poesía que nos emociona.
    Marian

    • Ramón Buenaventura
      2011/03/03 en 10:45

      Saludos, Marian. Tampoco es que escribir poesía pueda considerarse obligatorio, ni siquiera altamente recomendable. 🙂

  6. 2011/03/01 en 10:11

    Siempre me maravilló la capacidad de los autores latinoamericanos para saltarse la reglas siendo al mismo tiempo “coloquiales”. En la poesía española – la poca que yo leo – se respeta mucho más el formalismo y cuando no, resulta intrincada y difícil, se aprecia más por intuición que por comprensión.

  7. José Luis Moreno-Ruiz
    2011/02/28 en 21:10

    ¡Que viva Gonzalo Rojas!
    JL

    • 2011/03/01 en 10:25

      Sí, ya sabes: vivirá; todos viviremos un rato para siempre; pero no nos enteraremos. Chico placer.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: