Inicio > General > Cisnes y Coppola hija

Cisnes y Coppola hija

2011/01/10

He visto Black Swan. Cielos, esta sí que es mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala mala  (y paro para no gastar más dedo en apretar control+V). Da cosa perder el tiempo comentando semejante bazofia. Solo un par de MV5BNzY2NzI4OTE5MF5BMl5BanBnXkFtZTcwMjMyNDY4Mw@@._V1._SX214_CR0,0,214,314_brochazos: es una mera película de personalidades patológicas rebuscadas e inverosímiles, sin la menor vibración artística. Natalie Portman se la carga todavía más por su evidente empeño en no utilizar doble para las escenas de danza, con lo cual los realizadores no tienen más remedio que reducir el ballet a un constante aleteo de cisne anoréxico (y conste que digo esto desde la simpatía total, porque es un chica que me cae muy bien: de lo más progre que despachan en Hollywood). Hay escenas para despatarrarse de risa. Cuando la estrella se marcha corriendo a su casita porque el coreógrafo jefe (Vincent Cassel) le ha recomendado que se dé unos toques enfoguecedores, a ver si le crece el temperamento, y se mete en la cama y se pone a la faena, con cierta reluctancia, y cuando ya está lanzadilla abre los ojos y ve a su agobiantísima madre (Barbara Hershey) (otro topicazo) durmiendo en un sillón, a dos metros de su autorgía. O cuando la estrella y la contraestrella (Mila Kunis) acaban revolcándose (o no acaban revolcándose: ya saben ustedes que la moda actual impone que en el cine no se sepa lo que se supone que ocurre, igual que en muchos anuncios publicitarios), ambas con el sujetador incrustado al cuerpo (no se les vaya a ver un pezón y los censores califiquen la película para mayores con reparos y a tomar por saco la distribución en USA), pero, eso sí, con estupendos planos de la cara de la contraestrella hincada entre los muslos de la estrella y con los ojos alzados en mirada sarcástica. O cuando aparece Winona Ryder como si acabaran de pillarla robando una camiseta feísima en Zara.
     Qué panchamente y qué bien me lo pasé, en cambio, con
Somewhere, de Sofia Coppola. Ni un tiro, MV5BMTg1MzE1NDA0M15BMl5BanBnXkFtZTcwODM2MDY1Mw@@._V1._SX214_CR0,0,214,314_oiga; ni una gota de sangre; ni un vampiro; ni un súcubo; ni un «si es no es»; poquitas chorradas usaínas, muy poquitas. ¡NI UN EFECTO ESPECIAL! Fuerza será reconocer que Sofia Coppola resulta a veces un poco pesadita por los bordes (a mí me aburrieron bastante grandes trozos de Lost in Translation, y no llegué a entrar en aquello de las vírgenes suicidas, como se llamara) [The Virgin Suicides], pero Somewhere le ha salido pulida. A lo cual contribuyen no poco los dos actores principales, uno bajito (Stephen Dorf) y otra altísima para su edad (la niña Elle Fanning, hermana de Dakota, sin duda alguna manufacturada para el cine desde que la crearon a partir de alguna combinación especial de genes).

Pues eso. Sigo con las Cartas a los Jonquières de Julio Cortázar. Ya hablaremos.

Anuncios
  1. 2011/05/30 en 14:35

    Vi ayer Black Swan. Mala, mala, mala…

    • 2011/06/01 en 07:02

      Mala. Pasado el revuelo promocional —claramente promocional—, ¿quién se acuerda de ella ya? Ha ocurrido un poco lo mismo con INCEPTION, por cierto.

  2. Liu
    2011/01/10 en 18:56

    es una broma, Ramón, porque sí que dice el nombre del director y lo he leído, pero bien se ve que no he retenido el dato.

    • 2011/01/10 en 19:43

      Ah, ah. Bueno.

  3. rafael
    2011/01/10 en 13:27

    Pues si me permite le aconsejo estas dos películas francesas que son de hace un par de años:

    “À l’origine”, de Xavier Giannoli. A mí me pareció excelente. Y lo mejor es que está basado en una historia real, por más increíble que parezca.

    “Un prophete”, de Jacques Audiard. Me pareció una película muy buena. Como única advertencia: que se trata de cine carcelario.

    Saludos.

    • 2011/01/10 en 13:59

      Sí, sí. Haces bien en advertirme lo del «cine carcelario», porque es uno de los subgéneros que no me desperezan el entusiasmo, por razones más bien horteras: una película sin mujeres… 🙂 De todas formas, Un Prophète ya la vi el otro día, quizá en no adecuada disposición, porque la verdad es que me pareció buena, pero no me interesó mucho. De À l’origine no tenía noticia, y te agradezco la recomendación… La pondré en cola. Ahora mismo estoy viendo una de Jacques Rivette que se me había pasado en su momento y que me está pareciendo una barbaridad de las que solo algunas personas muy finas podemos superar sin dormirnos, pero magnífica desde más de un punto de vista: La belle noiseuse, absurdamente traducida por La bella mentirosa.

      • Liu
        2011/01/10 en 14:30

        El Profeta es buenísima. Es de Jacques Audiard, creo. No tenemos aquí directores como ése. La del Cisne, gracias por las risas. Si el ballet ya es una cosa rara…

        • Liu
          2011/01/10 en 16:03

          suerte que Rafael no decía que es de Jacques Audiard…

          • 2011/01/10 en 17:46

            ¿Por qué suerte?

      • rafael
        2011/01/10 en 19:04

        Pues me apunto en la memoria (no la RAM, sino la orgánica) la película de la “bella tocapelo…”. A ver si algún día la veo cuando sepa que voy a estar solo :-).
        Saludos.

        • 2011/01/10 en 19:43

          Es larga. La señorita Béart tenía 28 años cuando la filmó, y desde luego luce sin piedad sus encantos; pero no me parece una película que haya que ver a solas. 🙂 Al contrario: hay que estar con alguien, para poder charlar un poco mientras Piccoli dibuja en secuencias de varios minutos.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: