Inicio > General > Las mejores novelas de 2010 (EL CULTURAL)

Las mejores novelas de 2010 (EL CULTURAL)

2011/01/04

Todos —incluidos quienes las hacen, por supuesto— sabemos que las listas de «mejores tal» / «mejores cual» que se publican impepinablemente a cada vuelta de año son absurdas e injustificables, tanto como imagecualquier otra clasificación en materia artística. EL CULTURAL ha elaborado una de mejores novelas en lengua española que podríamos denominar «clásica», porque en ella no se tiene en cuenta casi ningún libro de los creados con ánimo de cambio o novedad, porque en ella solo distinguimos tres nombres que no navegan en las corrientes principales (los señalo con asterisco): Vargas Llosa, Piglia, Fernando Aramburu*, Guelbenzu, Mendoza, Grandes, Giralt Torrente*, Marta Sanz*, Arturo Pérez-Reverte, Enrique Vila-Matas. Entre las diez obras cumbre hay cuatro que yo no leería ni con un bazuca a medio metro de los riñones, cuatro que lamento no haber leído y dos que bueno, vale, puede que no estén mal. Dicho lo cual, confirmo que, en efecto, no he leído NINGUNA de ellas. De la de Vargas tengo las peores referencias, lo cual tampoco debe sorprender a nadie, porque todos mis conocidos saben que detesto a don Mario y, por consiguiente, aprovechan cualquier ocasión para ponérmelo a caer de un borrico. Piglia me parece un escritor excelente, pero de este Anagrama en concreto no tenía noticia. De Fernando Aramburu me apetece leer algo, por lo que cuentan, aunque todavía no lo he hecho. Guelbenzu, en efecto, puede escribir y ha escrito cosas excelentes. De Almudena Grandes solo he leído Las edades de Lulú, cuando tuve que reseñarla para Cinco Días, pero saltándome casi todos los trozos eróticos. Marcos Giralt Torrente es un buen escritor en desarrollo acelerado, instalándose ya en la madurez. Ídem Marta Sanz. No opino sobre Pérez-Reverte. Y Vila-Matas es uno de los misterios impenetrables de la humanidad, para mí, en este momento.

Queda dicho. ¿Cuál sería mi lista de las mejores novelas en lengua española de 2010? No sé / no contesto, who cares. Apenas he leído en castellano últimamente. No por ninguna razón, ni por ningún rechazo a priori. Sencillamente porque no se terció. Recuerdo un par de novelas francamente buenas (la Alba Cromm  de Vicente Luis Mora y la Providence de Juan Francisco Ferré). Y nada más. Puede, incluso, que no haya leído otra cosa en español. Miraré por la mesilla de noche y aledaños, a ver qué encuentro que se me haya desprendido de la memoria.

Anuncios
  1. Lisabibi
    2011/04/25 en 20:59

    Atiza, Ramón! Pues no, no era muy consciente, aunque sí es cierto que me extrañaba que en el encabezado de tus comentarios aparezca ese avatar tan chiquitito con el nombre de nemoutis. O sea, que sí, algo me barruntaba.
    Muchas gracias por la aclaración del significado de “nemoutis”.
    ¡Qué bonita “La Odisea”!. Sí, eso es lo que le contesta, creo recordar que dice: mi nombre es Nadie.
    Normal que habiendo esas maravillas no nos guste el Zafón.
    Doble placer, amigo, y un saludo cariñoso.
    Y muchas gracias por todo lo que has hecho por Rimbaud en éstas, las Españas, que ya solo por eso te mereces hasta el vellocino de oro.
    Y con ésto, a leer esa obra tuya sobre Tánger, aunque algo tuyo he leído y me ha gustado. Y bastante, por cierto.
    Un abrazo.

  2. Lisabibi
    2011/04/25 en 19:15

    Muchas gracias, nemoutis, que tienes un pseudo que parece egipcio. Con el tiempo creo que me he vuelto demasiado exigente con la literatura, posiblemente demasiado. No sé si es una virtud o un defecto. Para mi placer personal como lectora, un defecto, sin duda, pero por otro lado si se trata de exigir (y de exigirse)más vale pecar por exceso, que por defecto. Así la media quedará un poco más altita. Pero como yo no soy nadie, pues da igual.
    Un abrazo, nemoutis!

    • Ramón Buenaventura
      2011/04/25 en 19:52

      Eres consciente de que Nemoutis = RB, ¿verdad? Es mi alias de toda la vida internetera. Por otra parte, de egipcio no tiene nada. Nemo = nadie en latín; utis = nadie en griego. Es lo que le contesta Odiseo al cíclope cuando éste le pregunta que quién es.

  3. Lisabibi
    2011/04/23 en 06:30

    Ramón, yo pongo el primer comentario. De los mencionados, he leído poquísimos. Vargas LLosa: me pasa lo mismo que a tí. Pero es que además su manía de escribir solo sobre tiranos, que es su monotema, me pone enferma. Yo creo que está en un intento permanente de escribir “Los miserables”. Pero cómo eso ya lo hizo Víctor Hugo, pues no le acaba de salir. A Piglia no le he leído, pero tomo nota. De Aramburu, tampoco. De Guelbenzu, sí, y estoy de acuerdo contigo. A Eduardo Mendoza también le he leído algo, pero se me han quitado las ganas de repetir. De Almudena Grandes lo mismo que tú. Solo he leído “Las edades de Lulú” incluídos los trozos eróticos, y fueron precisamente éstos los que me quitaron las ganas de leer cualquier otra novela suya, aunque dicen que ha mejorado bastante. Pero no. Lo que ojeo de ella me tira pa atrás. Tomo nota de Giralt Torrente y de Marta Sanz, a los que no he leído. De Arturo Pérez-Reverte ya he hablado, y francamente, para leer algo así me quedo con el autor de “El conde de Montecristo”, Dumas padre. En cuánto a Vila-Matas, también para mí es el misterio impenetrable, tan impenetrable que parece que a los críticos se les ha ido la olla. ¿Cómo se puede dar un premio internacional a una “cosa” como “Bartelby y compañía? Un libro que pretende ser una novela y que no es más que una divagación absurda? Ahora resulta que los compañeros de Bartelby son los escritores del “no”. O sea, los que no escriben. Melville se debe estar riendo a carcajada limpia, porque Bartelby no hacía otra cosa que escribir, aunque fuera escribiente, que no escritor, pero bueno escribía, es que no se le podía sacar de la oficina. Lo que no quería Bartelby era vivir, que es muy distinto. Y con “Los exploradores del abismo” (él se debe de considerar un explorador del abismo, que queda muy mono)más de lo mismo. Una paja mental. Y en uno de los dos dice una “lindeza” sobre Rimbaud francamente vomitiva.
    En fin, que visto lo visto, no es de extrañar que Juan Marsé dimitiera del jurado del premio Planeta, ni que un antiguo miembro de la academia sueca dimitiera cuándo le dieron el Nobel a la austríaca Elfriede Jelinek diciendo: “Esto no es literatura”.
    Saludos cordiales!

    • 2011/04/25 en 13:34

      Una verdadera catarata de opinión, Lisabibi. Es muy interesante leerte, aunque uno sepa que tus pareceres no son, ni mucho menos, mayoritarios. Un abrazo.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: