Inicio > General > Ovidio y sus heroínas

Ovidio y sus heroínas

2010/11/19

Si hubiera una encuesta mundial para elegir a los cinco poetas más grandes de todos los tiempos, Publio Ovidio Nasón sería uno de los que yo votaría (con otros dos romanos —Virgilio, Catulo— y un heleno —Píndaro—; y ya me pensaría el quinto, a ver si encuentro alguien más moderno o incluso moderna). Comprenderán, pues, que reciba con alegría el librito rosa con Cupido negro que me envía Backlist: las Heroidas de Ovidio, en traducción de Vicente Cristóbal López y con prólogo de Maruja Torres.

Al texto ya me referí en una nota reciente de este blog (por eso me envía Covadonga D Lom el libro, claro). De la traducción poco puedo decir con alguna autoridad, porque no la he cotejado con el original, ni con otras al francés o al inglés (que es en lo que suelo entretenerme en estos casos, ya ven ustedes qué perdida de tiempo, muy facilitada ahora por internet) (pero la experiencia me dice que estas versiones de textos clásicos siempre son buenas, aunque los expertos, como los belenestebanistas, a veces puedan matar por un adverbio mal interpretado; no sé tampoco, en este caso concreto, si la edición de Backlist repite la traducción de Alianza o Vicente Cristóbal López ha introducido esas mejoras que siempre pueden introducirse en cualquier trabajo, por mucho que se esmere uno la primera vez).

Lo que sí está claro es que la editorial Blacklist (¡que es de Planeta, ojo!) anda metida en un proyecto enternecedoramente simpático y quizá pelín ingenuo. Lista de títulos publicados: Las aventuras del capitán Singleton, de Daniel Defoe: Las relaciones peligrosas, de Choderlos de Laclos; Aventuras y desventuras del príncipe Otto, de Robert Louis Stevenson; Las crónicas de Cranford, de Elizabeth Gaskell; y ahora, el poeta Publio. Grandes autores indiscutibles, no necesariamente en sus títulos más conocidos. ¿Hay un nicho de mercado —como dicen los neomarquetineros— para este tipo de obras? No me parece evidente, pero mola proclamar aquí mi deseo de que la editorial acierte, y sí lo haya  (el nicho) y se pueda seguir adelante con el proyecto en este mundo editorial de las devoluciones fulminantes y los almacenes en llamas. (Guau, qué cierre me ha salido: una de apocalipsis, por favor.)

[Lo estropeo (el cierre), con un añadido sexudo: se nota muchísimo que a Ovidio le habría encantado echarse uno o más caliqueños con todas y cada una de sus heroínas. Lo cual añade tremenda empatía a los textos. De veras.]

Anuncios
  1. Liu
    2010/11/19 en 17:58

    Liu :

    Zeus los cría y ellos se juntan

    • 2010/11/23 en 16:53

      No, no es Zeus quien los cría; es Jehová.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: