Inicio > General > Menéame

Menéame

2010/08/23

Alguien de Menéame —«portal donde los usuarios envían y votan noticias, para promocionarlas en portada»— ha tenido la ocurrencia de proponer una reciente entrada de este blog, concretamente El origen de la cretinez, a sus visitantes. Resultado: ayer me llevé la sorpresa de recibir 682 visitas, pero es que hoy, ahora mismo, a las once y veinticinco de la noche, estoy acercándome a las 12.000, que seguramente rebasaré. Píllenme esa mosca por el rabo.
   En mis tiempos de El Semanal, cuando escribía artículos sobre internet (
aquí están todos, dicho sea de paso: no dejan de tener su valor histórico), pasé por momentos parecidos y aprendí a disfrutarlos, a pesar de la enorme dificultad que nos supone a los exquisitos el trato con la plebe. Sonrisa Al principio entraba a todos los trapos y aceptaba reyertas tabernarias, pero pronto aprendí que los insultos no deben contestarse —los elogios sí, pero solo para dar las gracias— y que discutir con gente que ni siquiera entiende lo que uno dice jamás vale el esfuerzo. Alguno de los comentarios que ahora llegan me ha hecho retomar la mansedumbre y la resignación de antaño. Una rara sensación.

Sigo trabajando en la versión iPad de El año que viene en Tánger. Se me han caído algunos palos del sombrajo, porque la cosa tiene más limitaciones de las que yo esperaba (por ejemplo: no puedo utilizar hipervínculos), pero me estoy divirtiendo. Y, miren vuecencias, qué otra cosa voy a pedir.

Meneos de Menéame quizá pueda agradecerlos, un ratito, por la nostalgia, pero prefiero la pachorra de mi retiro, con su promedio de doscientas visitas diarias. Bastantes son, para lo que cuenta uno.

Anuncios
  1. 2010/09/10 en 17:19

    Y has vuelto de nuevo a portada de menéame con otra entrada:
    http://www.meneame.net/story/abeja-despegando-camara-lenta-5000-fotogramas-segundo

    Saludos. 😉

    • 2010/09/16 en 19:24

      Sí, bueno, gran mérito (el de la abeja). 🙂

  2. 2010/08/26 en 05:42

    A+ would read again

  3. Rq
    2010/08/24 en 18:19

    Poner una soga de unos 80 cm de largo, con un palo en forma de muletilla a una punta y un ojal en la otra, para trabar o maniatar a las caballerías. (Ah).
    Beso grande, caballero

    • 2010/08/24 en 18:51

      Ciertamente, y es término que he utilizado alguna vez. Pero aquí «manéame» era una errata por «menéame» que ya he subsanado. Beso devuelto.

      • Rq
        2010/08/24 en 20:19

        Vaya, vaya, eso me lleva a otra errata, pero esta vez de un tal Goñi 🙂
        Beso otra vez pallá (caramba, quédeselo esta vez, que ni que fuera una pelota de pinpón y yo una raqueta)

        • 2010/08/26 en 08:27

          Lo de Goñi a que quizá te refieras, Rq, no era una errata: mera tontería frívola de crítico resbaladizo.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: