Inicio > General > iPad

iPad

2010/08/05

Es tal la presión promocional que ejerce Apple sobre prácticamente la totalidad de los medios y espacios interneteros, que uno llega a sentirse culpable, muy culpable, de no poseer un iPad. Ayer, una inesperada oferta literaria —que, por el momento, no explicaré— me obligó a lanzarme de tiendas y comprar uno. El más barato (wifi, no 3G; 16 gigas de almacenamiento), pero tan iPad como el más caro. Cacharro extraño: he tenido unos minutos de desconcierto casi total, he llegado incluso a creer que me habían dado un aparato defectuoso. A fogonazos, se me fueron conectando las neuronas y, pumba, la cosa empezó a funcionar: viene a ser la máquina de tócame Roque; dedazo por aquí, dedazo por allá. La veteranía ayuda. Por ejemplo: si no supiese ya, por otros problemas, que al meter la clave de la conexión inalámbrica hay que respetar las mayúsculas y minúsculas, ahora estaría, supongo, al borde del ataque de nervios.
     Ya volveré a comentar el asunto dentro de unos días, cuando presente la novedad todavía secreta. Trabajo

Anuncios
  1. Enrique J.
    2010/08/05 en 22:48

    Lo mejor del iPad es, sin duda, su rapidísima conexión USB. :-DD

    Lo siento pero es que no puedo con el amigo Jobs que ni siquiera ha tenido la “decencia” de sumarse a la iniciativa de Bill Gates de donar la mitad de su fortuna porque es un cutre de diseño.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: