Inicio > General > Bloom’s Day

Bloom’s Day

2010/06/16

A cada rato (1) Bloom’s Day; otra vez, hoy. ¿Qué queda de Joyce, de su Ulysses, no digamos de su Finnegans Wake, en estos contraliterarios tiempos? Ahí van unas reflexiones de Juan Francisco Ferré sobre el tema: El siglo de Molly BloomUlises cuerpo a cuerpo. Con las fotos de Marilyn Monroe leyendo el Ulysses.

(1) Este «a cada rato» está tomado del título de un volumen de cuentos de la escritora mexicana Ulalume González de León, A cada rato lunes, que me gustó mucho en su momento, en los años setenta. Recordé aquella cena en Aix-en-Provence, ya mediados los ochenta, cuando le hablé de ese libro a Severo Sarduy y le comenté mi extrañeza ante el hecho de que la autora no hubiese vuelto a publicar nada. «¿Tú sabes algo de ella?», le pregunté al entonces experto en literatura hispana de Gallimard. «La tienes ahí, en la otra esquina de la mesa». Y sí, en efecto, ahí estaba Ulalume, que no me hizo el menor caso cuando traté de transmitirle mi admiración… Ahora leo que murió hace ya casi un año y que venía padeciendo de Alzheimer desde mucho antes; y qué raros, qué raros son los sentimientos: la noticia me ha entristecido intensamente; no habría reconocido a Ulalume si nos hubiésemos encontrado en un ascensor, pero su muerte me quita algo. Qué sé yo qué.

Anuncios
  1. Ramón
    2010/06/17 en 16:23

    Leído hoy en Mafalda:

    «Y que pasará cuando la sociedad de consumo se convierta en la saciedad de consumo»

    Casi que lo vamos a saber en breve, parece.

  2. Ramón
    2010/06/17 en 15:59

    Uliseslandia… con seguridad hubiera desternillado al gafas… que en sucesivas ediciones igual hubiese cambiado los riñones por caca de perro a ver cuántos seguían celebrando la dieta… Irlanda… ese confesorio pestoso de curánganos (hablo de la mayoría de la people, no de la tierra; y de la people de la época de Beckett y Joyce, no de la de ahora… aunque tampoco es que haya cambiado mucho a tenor de las votaciones)… celebrando el entonces pornográfico libro de su hijo más guarro… cuánta falsedad… que cinismo este el del tiempo… y sobre todo qué ganucas tiene siempre la gente de alzar la copa y refrescarse al gañate… es obvio el seguimiento, claro, de la tal romería literaria… de borrachines ceporrines ridiculines como Bloom está llenito el mundo… de estilistas que lo pongan en escena con tan virguero estilo… eso ya menos… pongamos uno por cada doscientos años… y a casi todos les negaron la patente de corso para convertirlos en mito después que es lo que mola y lo que da gustirrinín ar pueblo…

    A mi me gusta más celebrar el Molly’s day… su marido me da un pelín de asco, la verdad. Mi celebración es bastante sobria por no decir sosa… mantengo en suspenso durante 24 horas mi monólogo interior que ya va para viejo… y me dedico a mirar con detenimiento a todas las mujeres con las que me cruzo intentando adivinar lo que les va rumiando su tetera cerebral… oh mundo incognoscible… feminatio por el patio… ineluctable modalidad de lo visible…

    (Creo que después de los puntos suspensivos se debe de usar mayúscula pero no siempre me permito la licencia de hacer lo que se debe)

  3. 2010/06/17 en 14:46

    Queda, entre otras, Los muertos, de John Huston. Retrato del artista adolescente, casi comprensible, 😉

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: