Inicio > General > Verbicidas

Verbicidas

2010/04/30

Leo —qué más da dónde—: «Parece que a sus [de la tenista Anna Ivanovic] compatriotas serbios les ha sentado a cuerno quemado». Pero, hombre, por el buey Apis: siempre ha sido «oler o saber a cuerno quemado», refiriéndolo a algo que resulta sospechoso (oler) o desagradable (saber). Con sentar, el dicho no tiene pies ni cabeza. Estos disparates necios deberían castigarse con un mínimo de diez azotes en cada nalga, en plaza pública y con asistencia de una colegio entero de niños menores de diez años, elegido al azar o por riguroso turno alfabético. Es como esto que tanto oigo por ahí, «Más tiran tetas que carretas». ¿No querrán ustedes decir «Más tira un par de tetas que bueyes de carreta»? No nos carguemos del todo el idioma, vuecencias, que ya casi no nos queda otra riqueza. (No, no: no me busquen patriotismos donde no los hay: no hay idioma que no sea rico, hasta que llega el primer millón de verbicidas con voz y voto y lo denigra.)

Anuncios
  1. Terminator
    2010/05/25 en 22:03

    Otro demencial es el referirse a una buena moza comentando «está como un tren» en vez de decir «está como para parar un tren», supongo que esta comparación piropeadora se debe a la fama de que los trenes no esperan a nadie.

    Insisto, demencial.

    A.R.

    • 2010/05/26 en 00:19

      Pues sí: el viejo dicho era «como para parar un tren». Confieso que no me he detenido a hurgar en su origen, pero lo haré. Nunca he podido resistir las curiosidades lingüísticas.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: