Inicio > General > Bibliotecas

Bibliotecas

2010/01/20

Bibliotecas bellas. ¿Qué parecida belleza serán capaces de generar los libros electrónicos? Alguna, sin duda: inimaginable por el momento.

Anuncios
  1. Fernando del Valle
    2010/01/20 en 17:47

    Yo habría incluido también ésta, que tiene ya sus buenos 45 años: http://www.culturevulture.net/archive/Movies/MyArchitect.htm

    Si le quitas las estanterías y las sustituyes por mesas-pantalla retroiluminadas, la cosa no empeora tanto. Claro que para qué vamos a querer reunirnos en un edificio para consultar libros, si podremos disponer cualquiera de ellos vía wifi o superior en todas partes. Podremos leer, trabajar o preparar un examen encaramados a la rama más baja de una acacia, y eso no hay arquitecto que lo iguale.

    (visionary mode: on)

    Y cuando se desarrollen también las tecnologías de videoconferencia y de escritorio compartido, y uno pueda pasar cómodamente “ventanas” desde su pantalla hacia la del compañero, o garabatear en una pantalla virtual común, y podamos vernos y oírnos adecuadamente en tiempo real, también podremos llevar nuestra oficina en una mochila, con tooodas las posibilidades que ello implica. No; está claro que no me imagino la estética de las ciudades futuras, pero no serán peores.

    Las bibliotecas dejarán de ser espacios para convertirse en objetos, y probablemente la gente pija las compre en Fulano’s y las ponga en el recibidor, o como centro de mesa: un pensador de Rodin de metacrilato con 10 Petabytes de capacidad, al que tendrás que dar una colleja para darte por enterado de la última actualización y se le apaguen así los ojillos. Por supuesto, vendrá precargado con la Biblioteca del Congreso hasta el 2015, y una suscripción platinum a Amazon con un 30% de descuento y barra libre para los doce autores que escojas. Autonomía ilimitada si no sobrepasas las 10.000 páginas semanales, alcance superior a 100 m, y dos docenas de combinaciones de tres consonantes trespuntocero. Los gafapastiles más ancianos y aguerridos aborrecerán esos asépticos objetos sin alma ni olor, pero terminarán recurriendo a las máquinas para buscar aquella cita de nosequién, y la batalla se habrá perdido.

    (Visionary mode: off)

    Es que me aburría. Un saludo.

    • 2010/01/20 en 23:44

      Bonito texto, Fernando. Nuestra integración en las máquinas parece inevitable, si la Historia no termina antes de lo previsto; pero no la veremos quienes ahora ocupamos el presente; ni podemos realmente imaginarla. Si algo distingue a los profetas de los últimos decenios, es que no han dado una en el clavo.

  2. Rafael
    2010/01/20 en 17:44

    El libro electrónico es estupendo para los libros de texto y de consulta. Para los estudiantes. ¿Cuánto papel se puede ahorrar cada año?¿Cuántas deformaciones de columna en chavales cargados con pesadas mochilas se podrán evitar?. ¡Y qué feas son las bibliotecas de libros de texto!.

    Saludos,

    Rafael Monreal

    • 2010/01/20 en 23:46

      ¿Cómo discutírtelo, Rafael? No se puede estar contra el libro electrónico. Como cuando pasamos del manuscrito profesional a la imprenta, perderemos en algo y ganaremos en muchísimo.

      • Rafael
        2010/01/21 en 16:49

        Si no era con el ánimo de discutir, D. Ramón.
        Personalmente, no me imagino a mí mismo leyendo e un libro electrónico “En Grand Central Station me senté y lloré” (gracias Ramón y a La Petite Claudine por la recomendación) en un libro electrónico, por hablar de un libro moderno. No digamos un clásico. Me cuesta imaginar la literatura “embutida” en un aparato electrónico, por muy bello que sea. Y luego están, claro, las bibliotecas.
        Las de mi Universidad era bellas por lo que representan, pero por los libros de texto. Sí me imagino perfectamente una librería universitaria moderna y con terminales y con bichos electrónicos de muchas patas. Claro que, si se trata de la Facultad de Letras…no sé, se podría tener un biblioteca mixta :-).

        Saludos.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: