Inicio > General > Cómo acabar con estas guerras profesionales

Cómo acabar con estas guerras profesionales

2010/01/11

Esta noche se me ha ocurrido, así, de repente, un procedimiento para… Bueno, no para terminar con las guerras, pero sí —y ya sería algo— para hacer mucho más difíciles las que ahora nos traemos entre manos. A saber:

Volvamos al servicio militar obligatorio, sobre todo en Estados Unidos, pero también en los restantes países implicados.

Veríamos entonces a qué velocidad puede renacer el pacifismo multitudinario. Uno se ha vuelto ya tan malicioso (tras la crisis, tras la gripe A, por ejemplo), que no le parece fácil evitar la duda: ¿No habrán suprimido el servicio militar para dejar la guerra en manos de los profesionales y ahorrarse así las interferencias ciudadanas que, entre otras hazañas poco desdeñables, consiguieron la retirada norteamericana de Viertnam? Qué asco de gente, voto a bríos, qué cosas nos están haciendo pensar.

Anuncios
  1. Rafael
    2010/01/11 en 19:52

    No sé si lo pretendían. Probablemente no pretendían nada, ni mucho menos mirando a largo plazo. A lo sumo, cuando se tomó la decisión de profesionalizar el ejército, se trataría de resolver un problema inmediato que ignoro cuál podría ser: a bueno sí, se me ocurre uno, el gasto público. Pero bien podría ser otro. Más bien pudiera ser que se dieran cuenta del negocio después, y se dijeron que “mira tú por dónde” esto del ejército profesional lo dejaba sin la presión popular. Y ya después todo siguió su curso natural, o sea, de acuerdo a la naturaleza humana, que hace décadas que da asco.

    Cordialmente

  2. carlos maiques
    2010/01/11 en 12:37

    Menudos lugares, gracias por el enlace. No he podido evitar ver en un fogonazo El desafío de las águilas o Los cañones de Navarone, mezclado con una gran variedad de riscos shangri-la. Un estudio en profundidad sobre las técnicas de construcción en emplazamientos tan elevados sería de gran interés. Buscaremos algo.

  3. Ramón
    2010/01/11 en 11:59

    Para acabar con las guerras el mejor remedio es la oración solitaria… Mira que les gusta a los monjitos irse peñas parriba para orar… o hacer sus guarreridas españolas (o irlandesas, o norteamericanas…) que diría Chiquito

  4. carlos maiques
    2010/01/11 en 10:29

    Estamos aún peor: en Estados Unidos, mejor dicho, en unas cuantas zonas ocupadas por ejércitos, incluido el suyo, muchas de las actividades ya las realizan compañías privadas como Blackwater. Esto es algo demasiado habitual en tiempos de ejércitos profesionales. Que algunas cárceles norteamericanas estén administradas por empresas puede parecer escandaloso,pero también lo es que se pueda cerrar una web y no multar contundentemente a una telefónica deslocalizada, invisible (y sin factor humano) que valga a la hora de anular o modificar ¡un contrato! Una idea a considerar, la suya. Imagino que de dudosa aplicación. Un saludo.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: