Inicio > General > I sent a letter to my love / in an envelope of stone

I sent a letter to my love / in an envelope of stone

2009/12/14

Internet mediante, acabo de releerlo por cuarta o quinta vez desde el día en que lo descubrí por casualidad, en una antología de Penguin —que aún anda por casa, pero quién es el guapo que la encuentra en los cajones del garaje*—, y sigue pareciéndome uno de los grandes poemas del siglo XX: The True Confession of George Baker. Capto ahora, por añadidura, un curioso detalle que hasta ahora me había pasado inadvertido, por inverosímil que ello parezca: este enorme poema está en el origen del «Andante Barbaro**» [sic, sin tilde] de Tres movimientos, un libro mío que se publicó en Hiperión en 1981 y que, si se hallaran ustedes interesados, podrían bajarse desde aquí en formato PDF. Sorpresas de la procreación literaria, casi tan azarosa como la biológica.

George Baker estuvo liadísimo con Elizabeth Smart, la escritora canadiense de quien ayer se hablaba en La petite Claudine. Fue un amor enrevesado, mentiroso, evidentemente tocado de pasión. Él lo cuenta en The Dead Seagull, novela de 1950, pero ella lo había utilizado antes en By Grand Central Station I Sat Down and Wept, que, según la Petite Claudine está traducido al castellano y va a reeditarse ya. [También parece evidente que The True Confession está escrito para ella, aunque no quepa la certeza: Baker tuvo quince hijos, de no sé cuántas mujeres. Estos ingleses, cuando salen ligones, son irreprimibles.] 

* No, señores: la colocación de los libros en sus nuevas estanterías aún no ha terminado.

** También sigo pensando que «Andante Barbaro», a pesar de que data de mis veintipocos años, o porque data de mis veintipocos años, es el mejor poema que he escrito nunca, salvando cosas del inescrutable Teoría de la sorpresa.

Anuncios
  1. Ramoon
    2009/12/19 en 00:21

    ¿Y no existe traducción al spanish de esa maravilla? Ya me lo dijeron de chiquetito… aprende idiomas, merluzo, que te quedas fuera… Y aquí estoy, con las mismas ganas que Arturiturituri de sentar a la belleza en mis rodillas pero descompuesto y sin novia…

    Claro que los idiomas no solo se pueden aprender de chiquetito… lo que no caben a la vez en la boca son la teta y la sopa.

    ¿Qué costaría mandar a traducir el poema?… Igual me lo regalo por Reyes.

    • 2009/12/21 en 09:57

      No, que yo sepa no hay traducción de este poema, Ramón. Si te pones a ver, no hay traducción de casi nada. Dura vita, sed vita.

  2. 2009/12/15 en 08:53

    Amantes de la tinta negra sobre blanco, aprovecho para invitaros a la IV edición de suspiros del Trastero:
    http://eltrasterodelaimaginacion.blogspot.com/2009/12/iv-edicion-de-suspiros-ilustrados.html

  3. FUNCI
    2009/12/14 en 22:54

    Por fin he conseguido recuperar tu blog, como siempre interesante. Gracias por tus libros.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: