Inicio > General > Carta de Jesucristo

Carta de Jesucristo

2009/11/25

Placa del Ejército de Salvación que cualquiera puede adquirir en alguno de sus tenderetes ciudadanos de Estados Unidos:

Querido amigo:

¿Cómo estás? El único objeto de esta nota es expresarte lo mucho que me importas.

Te vi ayer mientras charlabas con unos amigos. Me pasé el día esperando, a ver si también conmigo querías hablar. Te regalé una puesta de sol para cerrar el día y una brisa fresca que te confortara… Y esperé, No viniste. Me hizo daño, pero te sigo queriendo, porque soy tu amigo.

Te vi durmiendo, anoche y me apeteció muchísimo rozar tu frente, así que derramé un poco de luz de luna sobre tu rostro. Otra vez permanecí a la espera, dispuesto a descender a toda prisa, para que pudiéramos hablar. ¡Tengo tantos regalos que hacerte! Saliste corriendo nada más despertarte, camino del trabajo. Lloré a mares.

¡Si al menos me escucharas! ¡Te quiero! Trato de decírtelo a fuerza de cielos azules y de verdes praderas. Lo susurro en las hojas de los árboles, lo insuflo en el color de las flores, lo grito en los arroyos de montaña, doy a los pájaros canciones amorosas que tú escuches. Te visto de tibio sol y embalsamo tu aire con aromas naturales. Mi amor por ti es más profundo que el océano, más grande que el mayor deseo de tu corazón.

¡Pídeme! ¡Habla conmigo! ¡No me olvides! ¡Tengo tanto que compartir contigo!

No te molesto más. De ti depende. Yo te he elegido y sabré esperarte. Te quiero.

Tu amigo

Jesús

Estoy valorando seriamente la posibilidad de reconvertirme al cristianismo. Así, de hoz y coz, de sopetón sopitaño. ¡Cómo me quiere ese Dios, por Dios!

Anuncios
  1. Bert Al Bert
    2009/11/30 en 21:52

    Me ha parecido un mensaje maravilloso. No tiene una aplicación práctica positiva (comer, tener trabajo, cocinar arroz con costra… pero tampoco te putea como algunos políticos, economistas, banqueros, militares, yihadistas, maoistas, -¡hostia joder! No me hagáis ponerlos a todos-.

    ¡¡¡Come on, Salvation Army!!! Go for chorreo…

    Albert

  2. ramoon
    2009/11/27 en 11:21

    Carta abierta a dios y a su puta madre en el día de la rabia:

    Soy capaz de convertirme en el mayor sádico de la historia si me dejan a solas con él en una habitación.

    Si un psicólogo diagnosticara que dentro de mí pervive un nazi encubierto aceptaría el resultado con gusto si me dejaran a solas con él en una habitación y unas cuantas herramientas de ebanistería.

    En estos casos, la discusión sobre la conveniencia o no, la moralidad o inmoralidad de la pena de muerte me parece una cuestión tan superflua como gratuita.

    Directamente mi “ética” me dice que a ese hijodeputa, incluso trastornado, drogado o con claros perjuicios causados por sus avatares socioeconómicos habría que matarlo lentamente y, si fuese posible, a fuego lento.

    Creo en la aplicación de una violencia ejercida con justicia sobre bichos tan nocivos como estos.

    Siento tanta rotundidad, pero la cara de esa niña y su sufrimiento no me permiten ver las cosas de otra manera… no digo ya nada si fuese mi hija, claro, lugar en el que tendrán que ponerse todos los abolicionistas de la pena de muerte antes de disertar tan magníficamente sobre su conveniencia en una sociedad civilizada y democrática.

    Es perfectamente posible regular el uso de esa violencia de manera justa… Nadie lo ha hecho bien hasta ahora… En los USA la cagan continuamente ejerciendo este poder omnímodo de quitar vidas… pero aun así me sigue pareciendo más justo que me permitan como padre asistir, por el método que sea, al aniquilamiento total de la bestia que se ensañó con un ser inocente e indefenso. Me niego a tener que enseñar a ese ser las razones de su equivocación, me niego con rotundidad. Su posibilidad de libre albedrío y elección en esta vida acabó desde el mismo momento en que la usó para cometer esos actos.

    Estoy destrozado. Vaya manera de joderme un fin de semana.

    Siento extender el jodimiento pero necesitaba expresarlo y ahora mismo estoy solo y pienso en mi hija de tres años que juguetea en el cole ajena aun a la maldad de los seres humanos, el animal más dañino que haya parido nunca nadie pese a todos los buena gentes que quieran ustedes presentarme como prueba en contrario… cien mil alimañas les presento yo por cada buenazo.

    • Ramón Buenaventura
      2009/11/27 en 11:30

      Tranquilo, Ramón. Dios no existe, Dios no tiene la culpa de nada. Y los hombres son como siempre han sido: malvados mediocres, en su gran mayoria. Lo importante es procurar que sobrevivan en el mundo los suficientes hombres buenos como para hacer la vida tolerable. Y hasta hermosa, a veces, a ratos.
      Un abrazo.

  3. Lectrice égoïste
    2009/11/25 en 21:01

    Buena lección. Gracias. 🙂 Por fiarme de la revista Time que, al parecer, fue quien acuñó el término «bibliocausto» en su edición del 22 de mayo de 1933, cuando se propagó la noticia de la sistemática quema de libros emprendida por los nazis en las principales bibliotecas alemanas y en las de los países ocupados.

  4. Lectrice égoïste
    2009/11/25 en 15:06

    ¿De nuevo Torquemada o un mini «bibliocausto»? No es posible. En serio: esos libros irían a parar a bibliotecas públicas o a algún centro penitenciario.

    • 2009/11/25 en 19:23

      Holocausto: Del latín holocaustum, y este del griego holokauston, neutro de holokaustos, quemado entero. Dicho de otro modo: si al componer el neologismo quitas ‘holo’, el significado se te menoscaba. ☺

  5. Lectrice égoïste
    2009/11/25 en 13:03

    Olvidémonos de esa tremenda literatura. Creyente o no, si usted viviese en los EE. UU podría acudir al sacrosanto Ejército de Salvación para, por ejemplo, donar tOdOs esos libros no queridos que, a buen seguro, saturan sus estanterías. Y deduciría impuestos. La mar de práctico, oiga…

    • 2009/11/25 en 13:16

      Antes los quemo. (Entre otras cosas, para evitar que los quemen ellos.)

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: