Inicio > General > Y Maradona creó a Henry (¡viva el pueblo!)

Y Maradona creó a Henry (¡viva el pueblo!)

2009/11/23

El gol que el futbolista llamado Henry le facilitó con la mano a un compañero, procurando así la victoria de la selección francesa sobre la irlandesa en no sé qué partido en que se resolvía la presencia de uno u otro equipo en el próximo campeonato mundial, nos lleva a recordar, inevitablemente, el repugnante triunfo de Argentina en la Copa del Mundo de 1986. Y me hace entristecerme, porque comprendo de pronto qué poca salvación tiene un país que se enorgullece de un tramposo como el tal Maradona, un tipo impresentable, lo miremos como lo miremos, carente del menor baño de cultura o sensibilidad, endiosado (cómo no, disponiendo de una mano divina), pillo sin inteligencia ni moral y, para colmo, feo. (Dirán ustedes que qué tiene que ver la fealdad. Tiene: hay una zona de coincidencia entre la estética y la ética.)

Para cuándo una meditación sobre el pueblo, en general, no solo el argentino, todos los pueblos occidentales. El pueblo, ahora, es la madre de todos los malos corderos: del desprestigio de la enseñanza y la educación, de las asquerosidades televisivas y periodísticas, de los héroes baratos ofrecidos como modelo a jóvenes y maduros, de las opiniones groseramente manipulables, de las conspiranoias, de los ladrones aplaudidos por las fuerzas vivas mientras la guardia civil los conduce al calabozo… Qué sé yo. La lista es interminable. Ahora no se trata, me temo, de estar al servicio del pueblo, sino de ver el modo de mejorarlo. El humanismo no puede renunciar a la formación, al perfeccionamiento del hombre; no podemos aceptar a Maradona tal como es.

Anuncios
  1. ramoon
    2009/11/23 en 16:53

    Bueno, tanto para el desenmascarador de Maradona, (el mismo que tan fino análisis hace de la individuación llevada a sus últimas y peores consecuencias de la entrada anterior), como para el partidario del fin del mundo y la extinción de la masa, se me ocurre proponer la lectura de esta especie de obituario o simple recuerdo, de otro Maradona bastante menos vulgar y mejor ejemplo de humanidad… de ser cierto todo lo que ahí se cuenta… y esperanzas que pone uno en que sea tan cierto como las aceitunas que dan los olivos.

    Viva ese otro Maradona, médico rural casi kafkiano…por raro…

    Saludos

  2. konde
    2009/11/23 en 13:59

    Vaya dos comentarios más lunesinos. 🙂

    Abrazos de un partidario del fin del mundo y la extinción en masa.

    • 2009/11/26 en 00:56

      Que no, que yo no tengo lunes, Enrique: trabajo lo mismo en domingo que en viernes, nada o muchísimo, según se tercia.
      Lo de ser partidario del fin del mundo y la extinción del mundo me recuerda la época en que Fernando Sánchez Dragó andaba por ahí diciendo que si de él dependiera no dudaría en apretar el botón que devolviese a la Humanidad a la prehistoria. Nunca explicaba cómo pensaba seguir con sus cosas, una vez en la cueva.

      • konde
        2009/11/26 en 12:27

        En ese caso tienes el Síndrome de Garfield, el lunes puede camuflarse en cualquier otro día de la semana. 🙂 Yo no sería capaz de darle a ese botón, eso se lo dejo al amoroso dios de los católicos pero tampoco me importaría asistir al espectáculo circense. Jinetes apocalípticos, dragones de siete cabezas, ex-muertos por todos los sitios… y, para acabar, un juicio popular y un cambio de sistema político. Un fin del mundo de verdad. Yo no quiero volver a una cueva sin internet, ni agua corriente, antes prefiero extinguirme.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: