Inicio > General > Poleo milagroso

Poleo milagroso

2009/11/22

Siempre pensé que el poleo era hierba de reciente introducción en España, traída por las modas salutiferomágicas de los sesenta y los setenta: delante de mí, nadie, hasta esos tiempos, se había bebido una infusión de poleo (y soy hombre de pocas infusiones, añadamos). Craso error: es hierba vieja. La encuentro hoy, de madrugada, en uno de mis libros de bañera, el Tesoro de la lengua castellana o española (1611), de Sebastián de Cobarrubias:

POLEO. Yerva conocida, de fuerte olor. Dixose del nombre latino pullegium, porque mata con su olor las pulgas. Verás a Dioscórides y a Laguna sobre él, lib. 3, cap. 32. [Y para que no te canses, dize que no ay cocinero tan bobo que no conozca el poleo con el qual suelen ordinariamente cocer la leche, para darle mejor sabor y ocurrir a sus daños e inconvenientes. La flor de el poleo, mezclada con tuétanos de ternera, resuelve admirablemente las almorranas y les quita el dolor.]

Ya ven lo que es la ignorancia: con un poco más de cultura, me habría podido resolver las almorranas sin pasar por la mesa de operaciones.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: