Inicio > General > El libro gordo del gabacho

El libro gordo del gabacho

2009/10/16

Sigo con El Libro Gordo del Gabacho, también llamado Dictionnaire égoïste de la littérature française, de Charles Dantzig. A pesar de su retorcimiento, de su al parecer invencible adicción a la mala leche (variante patadita en la espinilla) y de su pedantería prodigiosa, el tipo es un genio de la amenidad: ya le llevo leídas más de quinientas páginas en que habla de autores que en su mitad (o más) no he leído y se explaya sobre peculiaridades de las letras galas y del esprit que no siempre me apasionan (todo ello en un francés no precisamente para estudiantes de segunda lengua); y no me ha aburrido ni una sola línea, ni ha dado lugar a que me saltase un solo párrafo. Cabreándome, además, por su descarado chovinismo y por su casi sistemático desprecio de lo español. (E ignorancia. ¿No llega a afirmar que «recato» es un término arcaico y que signifcaba «riqueza», haciendo decir a Cervantes, en La española inglesa, lo que en modo alguno dice?*. No es que tenga importancia, pero le encanta a uno ponerle el mingo a tan erudito Monsieur…) (Otra: en un momento determinado planta una lista de las diez o quince literaturas más importantes del mundo y adivinen cuál no está. Vamos, no es que uno considere que la literatura española sea tan magna como los españoles creemos, porque me temo que no es verdad (ninguna convicción nacionalista es cierta, así, en principio: ni siquiera está demostrado que la paella sea tamaña delicia coquinaria, ni que tengamos el mejor solazo de todos los solazos de las playas), pero es que ni el propio don Charles deja de reconocer la enorme paternidad de Cervantes en algunas cosillas. Y luego está Ángeles Caso, coño**.)

De todas formas: es un libro estupendo y me lo está haciendo pasar muy bien, mientras en mi casa siguen resonando los martillazos y zumbando las sierras de madera y asentándose el polvo por todos los recovecos (incluidos nuestros pulmones, claro).

* Cita el Fermina Márquez de Valery Larbaud: «”Vous me faîtes songer”, dit Léniot à Fermina, “à l’Espagnole anglaise de Cervantes; vous savez, il dit qu’elle était remarquable ‘por su hermosura y por su recato’”». Y traduce don Charles: «”Remarquable par sa beauté et par sa richesse”; recato est une forme archaïque de riqueza».

** No es que pretenda burlarme especialmente de Ángeles Caso, es que acaban de inyectarle en vena los 601.000 € del Planeta y, cómo negarlo, le tengo envidia.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: